Chile, en el 'top ten' del crecimiento económico en 2014

Tomás Pablo Roa - 6:00 - 4/03/2014
1 comentario
    crecimiento_productividad.jpgChile tiene la mejor productividad laboral por persona empleada de América Latina, con 33.222 dólares

    Chile, uno de los destinos globales en que la inversión española está muy presente, tiene contraída en el exterior deuda pública por algo más de 18.500 millones de euros al concluir 2013, lo que equivale a un 9% de su producto interno bruto (PIB). Con dos particularidades favorables: de un lado, prácticamente se mantuvo igual que en 2012 y, de otro, casi toda -un 96%- es a largo plazo, lo cual ayuda en el actual escenario en el que habrá que coger impulso para mantener los niveles de crecimientos conseguidos hasta ahora. La deuda externa total -privada más pública- es igual al 47% del PIB.

    El PIB de Chile está por sobre los 200.000 millones de euros, una quinta parte del de España, nación desarrollada que ya enfila sus pasos camino de una mayor expansión de su economía.

    El ranking trimestral de EY (ex Ernst & Young) y Oxford Economics, en el que se evalúa a los 25 mercados de más rápido crecimiento -toma en cuenta el tamaño de sus economías y población, su importancia de estrategias de negocios y el futuro potencial de rendimiento-, sitúa a Chile en el puesto décimo.

    Señalan un crecimiento del PIB para 2014 del 4,3%. "Se espera que la demanda interna se acelere, apuntalada por una baja inflación, un mercado de trabajo fortalecido y una política monetaria más laxa", anotan.

    Pendientes de Estados Unidos

    La clasificación está liderada por China, con una estimación de crecimiento del PIB para este año de 7,1%, un nivel muy inferior al 7,7% obtenido en 2013. Más atrás destacan Kazajistán, Ghana y Nigeria.

    En términos globales prevén que el crecimiento promedio de las economías que más se expandirán este año sea 4,7%, con una aceleración al 5% en 2015. Sin embargo, la cifra está condicionada a una respuesta positiva de esos mercados ante el plan de retiro de estímulos que está ejecutando la Reserva Federal de Estados Unidos.

    Igualmente, un reciente trabajo de Euromonitor International, organización con cuarenta años de experiencia en países desarrollados y emergentes, indica que la productividad laboral en Chile alcanzó los 33.222 dólares por persona empleada, situando a Chile a la cabeza de América Latina. Países como México llega a 24.608 dólares por trabajador; Brasil, a 18.789 dólares, y Perú a 12.573 dólares.

    Comparado con la media de los países de la OCDE (78.159 dólares), aún estamos a mucha distancia; parece inalcanzable, pero todo se andará y, como solemos decir, esto es fuente de oportunidades de inversión dirigida a mejorar la productividad de los trabajadores chilenos y de toda la región iberoamericana.

    La educación, reto permanente

    Como es sabido, una de las necesidades más importantes que tiene Chile en este momento es la de contar con capital humano bien formado que entre otras cosas pueda hacer frente a los aumentos de productividad que permitan competir en mejores condiciones dentro de los diversos mercados a los que se envían bienes y servicios.

    Es claro que la alta presencia de empresas extranjeras que han llegado a Chile y la integración del país al mundo han sido fundamentales para avanzar en esta ratio; las transferencias de tecnología y la propia experiencia de las firmas nacionales de lo que ven en los mercados donde comercializan sus productos son revulsivos que están influyendo en el adiestramiento de la mano de obra. No menos importante es la baja tasa de desempleo (5,7%), que hace que los salarios suban y las exigencias aumenten.

    En cualquier caso, este indicador no refleja si se está siendo más o menos eficiente; para ello habría que considerar la productividad total de factores, la cual será la principal responsable del crecimiento de la nación en los próximos años.

    Uno de los ingredientes determinantes debe venir de la mano de la educación en todos los niveles, desde la prebásica hasta los posgrados, y luego el permanente reciclaje y formación dentro de las propias compañías. Invertir en capacitar a los trabajadores a la larga se transforma en una inversión muy rentable para quienes lo afrontan, fortalece la solidez de los lugares donde se desempeñan e incrementan los resultados económicos.

    Tomás Pablo Roa es presidente ejecutivo de Wolf y Pablo consultores, S. L.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 1

    1 04-03-2014 / 13:59
    Puntuación 0   A Favor   En Contra

    Una gran noticia, vamos Chile.


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru

    Repunte del empleo agrícola compensa <b>desaceleración</b> en otros sectores
     Cotización de dólar sugre leve pérdida, pero <b>sigue en 560 pesos</b>