elEconomista.es
Chile
IPSA
3.076,57
-0,13%
USDCLP
688,4950
+0,12%
Crudo WTI
47,77
+7,28%
Cobre
4.725,50
0,00%

Chile dispara su atractivo inversor por la devaluación del peso

Tomás Pablo Roa - 7:33 - 10/03/2014
comentarios
    inversion_ied.jpgSegún el Banco Central de Chile, la economía crecerá un 3,75% este año

    Chile, mercado emergente, decidió hace unos días volver a reducir su tasa de interés de política monetaria en 25 puntos base, hasta 4,25%, y es probable que vengan nuevas bajadas que apuntan a agregar un mayor estímulo monetario si la economía continúa en su proceso de desaceleración. Las previsiones de crecimiento para 2014 entregadas en el Informe de política monetaria del Banco Central de diciembre pasado, lo cifran entre un 3,75% y un 4,75%; es probable que se reduzcan a en torno a un 3% y 4%.

    No todos los considerados mercados emergentes han reaccionado de igual manera que Chile. Así, tenemos que Brasil, Sudáfrica, India, Turquía o Indonesia, han incrementado sus tasas de política monetaria, en parte debido a sus reducidos niveles de inversión y ahorro, buscando retener o atraer capitales a corto plazo para cubrir sus déficits por cuenta corriente. 

    La suerte favorece a los preparados

    En opinión de la directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, el impacto del anuncio de la Reserva Federal de EEUU del inicio del proceso de retiro de las medidas de política monetaria aplicadas en su país con motivo de la crisis financiera será diferente entre los "países emergentes sólidos, que tienen espacio para maniobrar, y aquellos que no han construido este margen ni introducido una serie de medidas económicas o presupuestales". 

    En la línea de Chile, es decir, emergentes que han decidido reducir sus tasas, están Tailandia, Colombia, Israel, Corea del Sur, México, por citar algunos, permitiendo la devaluación de sus monedas. Las entradas de capitales a corto plazo para financiar los déficits de cuenta corriente en estas economías no son imprescindibles, ya que suelen financiarlos mayormente con inversión extranjera directa (IED).

    La importancia de la IED que ingresa queda patente como herramienta que ayuda al desarrollo, son capitales que se asientan a largo plazo, hay inversión en la economía real, y esta va acompañada en muchos casos de transferencia de tecnología y conocimiento. Además, su volatilidad es casi inexistente comparada con las inversiones de cartera.

    Las estrategias que se desarrollen en Chile para atraer mayor IED son prioritarias: la estabilidad institucional, la solidez de la economía, la seguridad jurídica que las acompaña son hitos muy valorados por los inversionistas, y junto a las oportunidades propias de la coyuntura son elementos en los que se debe fundamentar la promoción y atracción de inversiones.

    Como ya hemos comentado en alguna ocasión, Chile es uno de los países que más tratados de libre comercio ha suscrito: suman más de 60 países repartidos por todos los continentes. De ahí que la recuperación de alguno de sus principales socios comerciales, especialmente las economías desarrolladas y en concreto Estados Unidos o Japón, podrían ser aceleradores de una significativa expansión chilena.

    Ventajas de una moneda barata

    No me podemos acabar sin referirnos al tipo de cambio. El peso chileno se ha depreciado frente al dólar y el euro entre otras monedas, influido esencialmente por la disminución de la política expansiva -hasta el momento en 20.000 millones- que viene aplicando la autoridad monetaria de los EEUU, haciendo más atractivos a la inversión los bonos del Tesoro a 10 años y provocando un efecto llamada a los capitales albergados en los mercados emergentes. La moneda chilena inició su proceso de devaluación en 2013 y se ha visto agudizado con la situación en China, hasta ahora el principal socio comercial de Chile. 

    La depreciación del peso -772 pesos por un euro- genera algunos efectos positivos, tales como la mejorar de las condiciones de las exportaciones locales. Igualmente, encontramos un Chile más rebajado, lo que incentiva la inversión extranjera que busca espacio para consolidarse y expandirse al resto de la región. Por supuesto, hay contrapartidas, como el fantasma de la inflación, el encarecimiento de las importaciones, la reducción de la capacidad de compra de los consumidores, que afecta al consumo interno.

    En cualquier caso, Chile es un mercado integrado al mundo, con un buen manejo de sus finanzas y un objetivo claro, dar el salto definitivo a la condición de nación desarrollada, por lo que sus movimientos irán precedidos de prudencia, continuando con su política de acogida favorable a la inversión extranjera que se implante en tierras chilenas.

    Tomás Pablo Roa es presidente ejecutivo de Wolf y Pablo Consultores, S. L.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru

    Bolivia.- El Gobierno de Bolivia niega que vayan a subir los aranceles para la ropa importada
    Chile/Brasil.- LATAM transporta 11,3 millones de pasajeros hasta febrero, un 0,8% más