Innovación, tecnología y emprendimiento, prioridades de Chile

Tomás Pablo R. - 7:18 - 25/01/2016
0 comentarios
    tagsMás noticias sobre:
    tecnologias_empresa.jpgEl entorno digital brinda oportunidades para el crecimiento y la inversión

    Desde hace años, Chile viene aplicando políticas que apuntan de lleno al fomento de la innovación y el emprendimiento como factores primordiales para mejorar el rendimiento de sus empresas y competir con mayores garantías de éxito en la llamada economía del conocimiento.

    La idea ha sido y es fomentar la creatividad para transformar y añadir valor a lo que ya se hace, como, también, impulsar la generación de nuevos bienes y servicios que aporten nuevas utilidades a quienes los adquieren.

    Uno de los resultados que más visibilidad internacional ha dado a Chile en este campo en estos últimos años ha sido el programa Start-Up Chile, por el que han pasado varios cientos de emprendedores desde su creación en 2010. Venidos de dentro y fuera del país, han dado origen a una cultura que poco a poco se ha ido ramificando por las diversas regiones chilenas y ha animado a muchos jóvenes a salir al mercado local, latinoamericano y, en algunos casos, a zonas punteras del globo, como Europa o los Estados Unidos.

    10 millones de inversión

    Start-Up Chile, fase Seed, está inmerso en un nuevo proceso de convocatoria dirigida a emprendedores de clase mundial en áreas de robótica, salud, educación y biotecnología, entre otras. Los que resulten seleccionados accederán a unos 26.000 euros en moneda chilena para el desarrollo de su negocio, una visa de trabajo por un año para instalarse en Chile si son extranjeros, y tendrán la posibilidad de relacionarse con la comunidad de emprendedores del programa, que este año invertirá 10 millones de dólares en empresas emergentes de Chile y el mundo. El plazo para postularse vence el próximo 16 de febrero; los interesados deben ingresar a la web www.startupchile.org/apply y seguir las instrucciones para el registro.

    El acento está puesto en aquellos sectores que se presentan como los más relevantes en los años venideros y persigue reducir la dependencia del país de la exportación de las materias primas. La crisis de los recursos naturales se ha asentado en el país, insistir en el proyecto Start Up Chile puede ser un modo de intentar que la caída del precio de los minerales, como el cobre y otros, no afecte tanto a la economía chilena.

    Dicho de otra manera, Chile busca reorientar su modelo de negocio, cosa que ya venía haciendo con determinación, y las actuales circunstancias -crecimiento de entre un 2% y un 3%- son propicias para avanzar con fuerza por este camino. Los inversores extranjeros deben saber que se está dando prioridad a un mejor aprovechamiento de la amplia oferta que emana del entorno digital con vistas a trazar estrategias nuevas para crecer. Lo prioritario no es incorporar equipos más modernos para seguir haciendo lo mismo.

    Los centros tecnológicos, las universidades, el mundo de la empresa o instancias afines deben reflexionar sobre cómo las redes ya existentes, los datos, el hardware o el software disponibles pueden consentir perfilar líneas novedosas para hacer negocios, llegar a mercados aún no atendidos o ser mejores allí donde ya se está, generar y dar formas a alianzas comerciales o de transferencia tecnológica, siempre con la mirada puesta en los consumidores. El hecho de que Chile sea un país alejado de los núcleos más poblados de la tierra debería hacerlo líder global en la forma de contar con una logística y distribución competitiva -léase nuevos canales- que lo habiliten a llegar a costos razonables.

    No solo reducir costes

    Leía hace poco una frase que decía que "los costos no existen para ser calculados, muy por el contrario, estos están ahí para ser reducidos". La esfera digital debe conducir a nuevos horizontes, por ejemplo, a la inteligencia artificial y a la robótica; su presencia en las firmas está admitiendo reducir costos y abrir nichos donde añadir valor.

    Invertir en educación es fundamental, rescatar talento allí donde lo haya, venga de donde venga, es un deber ineludible; prepararlo para empleos de mayor calidad, para un mundo distinto al que conocemos hoy. Que nadie se asuste por estos cambios, muy por el contrario, vamos a un estadio superior de vida gracias a las tecnologías de la información y las comunicaciones. Estas deben estar a disposición de los que las necesiten y evitar al máximo número de personas quedarse descolgada provocando nuevos espacios de desigualdad.

    La incertidumbre económica que se está atravesando es una oportunidad única para hacer reformas que faciliten avanzar en productividad. Necesitamos un ambiente de negocio ágil, que reaccione con prontitud a los vaivenes que se producen en cualquier lugar del planeta, evitar las camisas de fuerza y permitir a los que saben que hagan sus propuestas para hacer más accesible a todos esta travesía a una nueva dimensión tocada por las nuevas tecnologías que está llamando a la puerta. Exportar, importar o invertir: en esto Chile es una apuesta segura.

    Tomás Pablo Roa es presidente ejecutivo de Wolf y Pablo Consultores, S. L.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru

    Abertis paga US$948 millones por el 100% de la chilena <b>Autopista</b> Central
    <b>Cosecha</b> frutícola recibe inesperadas lluvias en Chile