elEconomista.es
Chile
Últimas noticias
3.820,81
+0,12%
634,0800
+0,12%
47,77
+7,28%
6.967,50
0,00%

Chile enfrenta el reto de la digitalización

Tomás Pablo R. - 5:27 - 25/09/2017
0 comentarios
    La formación es clave para impulsar sectores como el big data o la inteligencia artificial. | iStock

    La digitalización está marcando las reglas de la competitividad futura: quedarse al margen irá generando distanciamientos y desigualdades con los considerados líderes, que crearán e innovarán con menores costes, serán más productivos y dispondrán de más tiempo para ampliar sus horizontes.

    Según el ranking World Digital Competitiveness 2017 (WDC), de la escuela de negocios suiza IMD, Chile está en el lugar 40 de 63 economías analizadas -una posición más bien baja-.

    El hecho de encabezar América Latina, o dar un salto hasta el puesto 25 si la medición solo incluye a naciones de menos de 20 millones de habitantes, no debe hacernos sentir mejor. Los chilenos están insertos en un escenario abierto al mundo, en donde deben competir con grandes y pequeños países. Congregar talento y equiparse digitalmente hablando es un imperativo irrenunciable si se aspira a una mejor calidad de vida.

    El trabajo del IMD define la competitividad digital (CD) "como la capacidad de adopción y exploración de las tecnologías digitales en la transformación de las prácticas gubernamentales, modelos de negocio y sociedad en general". La mutación será gradual, requiere de cambios a escala organizativa, institucional y estructural. Las instituciones públicas o privadas deben ser capaces de reconocer y asumir los desafíos provocados por la aparición de novedosas herramientas. 

    ¿Qué países lideran la tabla?

    En la cabeza figura Singapur, seguido de Suecia, Estados Unidos, Finlandia, Dinamarca, Países Bajos, Hong Kong, Suiza, Canadá y Noruega. Entre las consideradas potencias europeas, Reino Unido ocupa la posición 11; tras ella, Alemania (17), Francia (25), España (30), Portugal (33) e Italia (39). Más atrás quedan México (49) y Grecia (50). Cierran el WDC Perú (62) y Venezuela (63).

    No hay duda: los perfiles laborales más demandados son los de base tecnológica/técnica. Se demandan mentes capacitadas para aplicar creatividad y dar soluciones a retos de la actividad diaria. Lo virtual está obligando a muchos a reconvertirse y renovarse para acceder a posiciones cuya medición responda a nuevas cualificaciones. Esto es muy visible en los servicios y las manufacturas.

    El patrón de CD del reporte se apoya en tres factores: el nivel de conocimiento digital de los países, el grado de avance de la tecnología y la preparación para el futuro. En los tres apartados Chile debe superar sus calificaciones, de modo particular en el primero, especialmente en el subsector de educación y formación con atención al ámbito científico. Se resaltan la cognición previa y la experiencia como piezas claves para absorber la metamorfosis digital ya presente aquí.

    La cuarta revolución industrial

    En Chile hay preocupación por no ser partícipe de esta cuarta revolución industrial: la inmersión de hardware/software en los organismos, corporaciones, industrias y servicios. Se aspira a una ciudadanía informatizada, automatizada e interconectada. He aquí un aviso a inversionistas nacionales y extranjeros: la era de las TIC abre inmensas oportunidades para la preparación y adiestramiento de nuevos talentos en Chile.

    El informe de la IMD pone mucha atención en el elemento humano; es de lejos el principal y más demandado para conseguir avances en los procesos productivos, sobre todo en lo tocante a eficiencia y flexibilidad. Los equipos gestores deberán estar formados para analizar y operar con abundante información y cifras.

    La virtualización requiere dirigentes y trabajadores con capacitación técnica, es decir, instruidos en inteligencia artificial, robótica, expertos en impresoras 3D, minería de datos, desarrolladores de sistemas, analistas web, especialista en posicionamiento web, responsables de comercio electrónico y de contenido, desarrolladores de apps, jefes de marketing digital, responsables de social media, expertos en comunicación en la red... Son solo algunos de los perfiles solicitados.

    También el big data demanda especialistas en manejo de información en la nube. Así podrán ser de utilidad para definir los pasos necesarios en los métodos diseñados sacando provecho de ello. No olvidemos la ciberseguridad: la alta interconectividad y el flujo de asuntos piden sistemas para repeler ciberataques. Por cierto, esto es solo el comienzo.

    La formación en edades tempranas se torna vital en este camino de alfabetización tecnológica. Es necesario conocer cómo y en qué se está gastando el dinero en educación y formación, teniendo presente esta nueva realidad y no cuánto se gasta. En la actualidad, América Latina invierte un 5% del PIB en enseñanza, una ratio comparable a la de los países más avanzados. Sin embargo, el desembolso por alumno es inferior en la región. De ahí que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) recomiende "centrarse en gastar los recursos actuales de manera más efectiva" en vez de aumentar los importes.

    Tomás Pablo Roa es presidente ejecutivo de Wolf y Pablo Consultores, S. L.

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Comentarios 0

    Flash de noticias Chile

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    <b>2,3%</b> aumentó tráfico de pasajeros de Latam Airlines
    Perú logró negocios por US$1,2 millones en alimentos en <b>Chile</b>