El hotel abandonado más alto del mundo está en Corea del Norte

Evasión - 3:05 - 25/02/2016
0 comentarios
  • Buscaba albergar el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

  • En 1992 la construcción del hotel se paraliza por la crisis económica que sufrió Corea del Norte

corea-norte-0.jpgLas obras interminables de Corea del Norte

El Hotel Ryugyong es el rascacielos de la capital de Corea del Norte, Pyonyang, que tiene pendiente su inauguración 28 años después de comenzar su construcción.

En 1987, Kim Il-sung, el abuelo del actual Líder Supremo de Corea del Norte Kim Jong-un, mandó construir este espectacular edificio de 105 plantas con la intención de terminarlo en 1989 para albergar el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

El proyecto no fue terminado para esa fecha... ni para ninguna. En 1992 la construcción del hotel se paraliza por la crisis económica que sufrió Corea del Norte tras la caída de la Unión Soviética.

El edificio, a medio terminar, es una imponente torre de 330 metros de altura con forma de aleta que estaba llamada a ser el exponente arquitectónico más importante del país. Con un costo aproximado de 750 millones de dólares este hotel es el edificio más alto del país.

El proyecto fallido fue retomado en 2008 cuando la compañía egipcia Orascom Construction Industries relanzase el proyecto, firmando un contrato de 400 millones de dólares con el gobierno norcoreano. 

Con fecha de apertura en 2012, Kempinski era la empresa hotelera alemana que tenía pensado gestionar el renovado hotel con capacidad para 3,000 habitaciones, 7 restaurantes giratorios, casinos y clubs nocturnos.

Sin embargo, las tensiones políticas internacionales en las que está implicado el gobierno de Corea del Norte ha llevado al Hotel Ryugyong a posponer de nuevo su inauguración.

Otras noticias
Contenido patrocinado

Comentarios 0


Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru

Un músico y una animadora, los otros nominados españoles a los Óscar
Pitbull cobró un millón de dólares por cantar en la fiesta de una quinceañera