Los candidatos a la presidencia de Chile hicieron hincapié en sus propuestas sobre pensiones, uno de los temas más controvertidos y que ha sido insignia de un joven bloque de izquierda, cuyos votantes serán clave en el balotaje de este mes.

En un debate radial, tanto el ganador de la primera vuelta, el conservador Sebastián Piñera, como el oficialista Alejandro Guillier, ahondaron en sus intenciones de mejorar los ingresos de los jubilados, pese a que ninguno contempla eliminar el sistema basado en administradoras privadas de fondos de pensiones (AFP).

FA

Esto, pese a que el bloque de izquierda Frente Amplio -cuya candidata logró un sorpresivo 20% en la primera vuelta- hizo propia la consigna "No más AFP", instalada por un fuerte movimiento social reciente que exige suprimir las poderosas gestoras de fondos.

"Generemos sistemas alternativos, puede ser uno o varios, y el contribuyente es el que va a decidir con qué sistema se queda", dijo Guillier, quien busca cautivar a los votantes del Frente Amplio.

"Las personas, ante la evidencia del funcionamiento más óptimo, van a tener la posibilidad de poner sus fondos en otros sistemas", agregó al explicar que cualquier reforma requeriría "gradualidad".

Por su parte, Piñera apuntó a mejoras para quienes actualmente perciben pensiones bajas, con la introducción de mayor competencia al sistema.

"Vamos a hacer una reforma muy profunda al actual sistema de administradoras de fondos de pensiones, abriendo la industria, incorporando nuevos agentes, para que bajen las comisiones y mejoren las pensiones", afirmó el exmandatario.

El apoyo del Frente Amplio es visto por el equipo de Guillier como crítico para vencer en el balotaje del 17 de diciembre a Piñera, ya que el candidato oficialista obtuvo sólo dos puntos más que la aspirante del bloque de izquierda.

Outbrain