elEconomista.es
Chile
IPSA
3.675,06
+0,71%
USDCLP
660,6000
+0,12%
Crudo WTI
47,77
+7,28%
Cobre
5.782,50
0,00%

Los laboratorios naturales de Chile, un paraíso para la ciencia

Tomás Pablo R. - 11:02 - 10/10/2016
1 comentario
    tagsMás noticias sobre:
    El desierto de Atacama, en el norte del país, es el már árido del mundo. | eE

    La integración de Chile al mundo es un compromiso y una actitud que la ciudadanía local acepta porque la ve como un camino seguro hacia al desarrollo. Sabemos que si queremos avanzar no lo lograremos solos; necesitamos el concurso de los que van a la cabeza del conocimiento estén donde estén, trabajar junto a ellos, y lo que se obtenga de este esfuerzo ponerlo a disposición allí donde se necesite.

    La semana pasada nos referimos a la astronomía, actividad que está teniendo lugar en el norte de Chile con científicos llegados de todo el planeta que buscan ahondar en la comprensión del universo y, por qué no decirlo, en el origen de la vida. Esto nos sitúa como uno de los polos punteros de la ciencia astronómica mundial. La inversión materializada entre equipo e infraestructura se acerca a los 10.000 millones de dólares y, a medida que los diversos proyectos en marcha vayan aportando resultados, vendrán otros nuevos que demandarán otras necesidades y darán origen a nuevas inversiones y avances tecnológicos susceptibles de ser compartidos con otros sectores de la ciencia o la industria.

    Diversidad única

    Ahora viene lo interesante. El territorio chileno es una zona de contrastes climáticos y geográficos, lo que puesto en valor es una oportunidad para que nos erijamos en un proveedor de laboratorios naturales para llevar adelante proyectos de ciencia y tecnología, prioritarios en las agendas de los países desarrollados.

    En este laboratorio natural llamado Chile, se manifiesta la variedad casi completa de climas existentes en el planeta -solo está ausente el tropical-. Al extremo norte se extiende el desierto de Atacama, el más árido de cuantos existen. En la zona centro una amplia extensión de clima mediterráneo. En el extremo sur, Chile continental se fracciona entre islas, fiordos y hielo, para luego ceder al bravo mar de los estrechos.

    Chile es el país más largo del orbe, su longitud alcanza algo más de 4.300 kilómetros, que equivale a la décima parte de la circunferencia de la tierra. Si la medición se hace siguiendo el contorno de su borde costero supera los 6.000 kilómetros, y si esta se prolonga hasta las bases antárticas chilenas supera los 8.000 kilómetros. A 3.790 kilómetros en dirección oeste se encuentra Rapa Nui o Isla de Pascua. A su vez es uno de los más angostos con una anchura promedio de 180 kilómetros. El Chile continental fue para muchos el finis terrae; cuenta con las ciudades más australes del planeta: Punta Arenas, Puerto Natales y Puerto Williams.

    Su superficie continental alcanza los 756.096 km2. El territorio chileno antártico aporta 1.250.000 km2. El Chile insular totaliza los 374 km2. Isla de Pascua 180 km2. El total del territorio chileno: 2.006.626 km2. Si se incluyen las 12 millas de mar territorial y las 200 millas de mar patrimonial o zona económica exclusiva debemos añadir 3.600.000 km2 más. 

    Quien recorra Chile vera que es habitual encontrarse con científicos, hombres de ciencia realizando estudios y análisis que buscan mejorar la vida local, y otros tantos que piensan en aportes a la humanidad. En parajes bellos y sorprendentes de la tierra chilena encontramos a especialistas, técnicos, doctores, estudiantes, etc., haciendo investigaciones sobre las más variados materias: bosques, volcanes, sismos, vida en ambientes extremos, líquenes, plantas nativas, oceanografía, primeros habitantes de Chile, glaciales, energías renovables, la antártica, solo por citar algunos.

    Esto no es nuevo, está avalado por importantes precursores del siglo XVIII y XIX que lo hicieron en un pasado no muy remoto, léase navegantes y naturalistas, Alejandro Malaespina, Charles Darwin, Robert FitzRoy, James Cook, Jean-François de La Pérouse; Rodolfo Amando Philippi, Ignacio Domeyko, Claudio Gay, Francisco Fonck, Mauricio Rugendas; Jules Dumont d?Urville, Charles Wilkes, Adelbert von Chamisso, entre otros, que con sus estudios realizados en Latinoamérica, y en particular en Chile, han contribuido con sus hallazgos a sentar las bases de grandes descubrimientos posteriores y a que tengamos un hábitat mejor.

    Laboratorios los hay de todas clases y tamaños, desde los clásicos de probetas hasta los naturales, que responden a grandes extensiones de terreno como los utilizados por los astrónomos en Chile aprovechando las condiciones espectaculares de los cielos en ese ecosistema. Es en los laboratorios donde los investigadores aplican una metodología científica para admitir o abandonar hipótesis, que han significado adelantos esenciales para la sociedad.

    Chile tiene identificado varios laboratorios naturales. Los más conocidos son los utilizados por la astronomía y las energías renovables. También cuenta con bosques y líquenes, sismos y volcanes, Antártica y glaciares, estudios del poblamiento; extremófilos; oceanográficos o plantas nativas para alimentación o medicinales.

    El reto ahora es instalar la imagen de un laboratorio natural en la zona subantártica. Las características de la zona subantártica son las siguientes: los bosques en el Cabo de Hornos son los ecosistemas forestales más cercanos a la Antártica; las aguas y lluvias son las más limpias del planetas, alejadas de contaminantes; el sistema de glaciares es la masa de hielo más grande fuera de la Antártica en el hemisferio sur; Tierra del Fuego representa el límite del asentamiento humano en América. El 60% del territorio de la Región de Magallanes es reserva de la biósfera. 

    Para ello se planea la realización de un crucero premium al que se convocarán a líderes mundiales en tecnología, ciencia y filantropía, en diciembre de 2017. Chile, sigue sorprendiendo con sus ofertas, y lo importante es que de concretarse no solo se beneficia el país sino, además, toda la comunidad global.

    Tomás Pablo Roa es presidente ejecutivo de Wolf y Pablo Consultores, S. L.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 1

    1
    Eduardo
    13-10-2016 / 11:27
    Puntuación 0   A Favor   En Contra

    Muy buen comentario. Comparto plenamente su contenido.

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru

    <b>Transantiago</b>: Más que sólo un problema logístico
    El comercio chileno se sitúa en lugares de vanguardia en América Latina