elEconomista.es
Chile
Últimas noticias
3.817,79
+0,42%
654,1000
0,00%
47,77
+7,28%
6.614,00
0,00%

Estudio explica por qué los chilenos hablamos poco inglés

elEconomistaAmérica.com | Chile - 13:21 - 24/11/2017
0 comentarios
    tagsMás noticias sobre:
    Foto: Archivo

    Son varios los estudios y mediciones que muestran que el inglés no es precisamente el "fuerte" de los chilenos, sino que, por el contrario, tenemos mucho que avanzar en esta materia. Hoy, sin ir más lejos, la empresa Education First (EF) publicó un ranking que reveló que Chile empeoró su nivel de inglés en el último año, al pasar del lugar 42 en 2016, al puesto 45 en 2017, entre un total de 80 países evaluados.

    Asimismo, estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indican que sólo el 2% de la población adulta en nuestro país habla este idioma de manera fluida.

    Al hacer una lectura de estas cifras, el académico de la carrera de Pedagogía en Inglés de la Universidad Mayor, Emilio Araya, sostiene que "los chilenos sabemos que hablamos mal el inglés y parecemos tener cierta consciencia de que aquello es problemático, pero el hecho no parece preocuparnos demasiado. Por otro lado, también existe la posibilidad de que creamos que sabemos cuando esto no es así".

    Sobre ese último punto, el docente señala que "en psicología existe el término self-eficacy, el cual dice relación con la confianza que tenemos en nuestra habilidad para alcanzar determinados resultados. La influencia del mismo en la percepción que tenemos de nuestro manejo idiomático podría sugerir por qué algunas personas dicen 'saber' inglés porque pueden entender una conversación sencilla o 'traducir' la letra de una canción con un vocabulario muy acotado".

    Por el contrario, afirma Araya, "saber hablar inglés de verdad implica hablarlo, escribirlo, escucharlo y leerlo. Tomando en cuenta todas estas variables, es claro que el nivel de manejo y maestría de la lengua en nuestro país tiene muchísimas tareas pendientes".

    Las razones de este déficit son varias, dice el académico, pero se detiene en dos: la falta de vinculación con el idioma y la necesidad de entender que manejar este idioma es mucho más significativo que simplemente poder obtener beneficios profesionales o económicos.

    Con respecto al primer factor, el profesional recuerda que "el inglés es hoy el lenguaje del conocimiento, la ciencia y la cultura. Las publicaciones más relevantes de prácticamente todas las áreas del saber son editadas en este idioma y son producidas por especialistas y profesionales con competencias nativas o bilingües. Dicho de otro modo, el inglés es el idioma del profesional especializado o del miembro de la élite cultural o intelectual".

    En ese sentido, dice que "un primer factor sería la distancia que existe entre el usuario pedestre y aquél que se ha instruido en la segunda lengua por necesidades profesionales, artísticas, científicas o de índole intelectual. Dicho de otro modo, en Chile saber inglés sigue siendo sinónimo de pertenecer a cierto grupo social privilegiado. Una persona que no se siente vinculada a ninguna de las esferas anteriormente señaladas no siente una motivación intrínseca que le lleve a introducirse en el área. Después de todo, si no va a tener un impacto en su vida cotidiana, ¿para qué molestarse?".

    Nuestra personalidad

    Por otro lado, Araya asevera que muy de cerca está el problema de creer que hay que saber inglés porque es útil en el mismo sentido que hoy en día es útil saber computación. Al contrario, remarca, "el aprendizaje de una lengua es un camino en el que se entrecruzan -como en toda actividad humana significativa- procesos cognitivos y psico-emocionales complejos. Debido a ello, no podemos esperar que alguien se involucre de manera profunda y comprometida en la aventura de aprender una nueva lengua si el único incentivo (por poderoso que sea) es subir el sueldo o poder acceder a oportunidades laborales antes impensadas (…) Mientras no se tome al inglés como un conjunto orgánico de destrezas, habilidades, saberes y afectos, seguiremos con un rendimiento mediocre. Para dominar un idioma hay que aprender a amarlo. Fundirlo en nuestra personalidad"..

    Al ser consultado sobre si existen barreras de acceso para aprender el idioma, Araya aseguró que "el factor socio-cultural me parece de extraordinaria relevancia. "Si bien existe una variedad importante de cursos en institutos, el inglés sigue siendo más accesible para el mundo profesional compuesto por el capital humano avanzado con título profesional y/o estudios de posgrado"

    Finalmente el académico entrega un par de recomendaciones para las autoridades con el fin de aumentar el nivel de inglés de los chilenos:

    Fortalecer la enseñanza y el amor por los idiomas en el currículum escolar. No podemos aspirar a hablar bien inglés si nuestro manejo del español sigue tan atrofiado como en el presente. Eso nos permitirá potencia lo universal-cosmopolita sin descuidar aquello que es propio a nuestro contexto.

    Enseñar el inglés desde la cultura (alta y baja, citando a Eco) de los pueblos de habla inglesa, con un énfasis en el arte, la literatura y la industria del entretenimiento. Los profesores tenemos el deber de interiorizarnos en aquello que toca la fibra de nuestros estudiantes para poder hablarles de nuestro saber en el lenguaje que mueve sus corazones.

    Sería bueno terminar con la idea de que el inglés debe aprenderse como un complemento profesional y, en vez de eso, abogar por una enseñanza temprana e integral que considere el manejo de las cuatro habilidades nombradas (anteriormente). Si enseñamos inglés desde etapas tempranas, no va a ser necesario plantearse tener que aprenderlo para optar a mejores perspectivas laborales. Tal y como ocurre en los países europeos en los que la gente suele hablar entre tres o cuatro idiomas, para el momento en el que nos graduemos, ya habremos consolidado un sólido manejo bilingüe.

    Contenido patrocinado
    Otras noticias

    Comentarios 0

    Deja tu comentario

    Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:


    elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

    Enviar

    Flash de noticias Chile

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    ¿Por qué está de moda el <b>coaching</b> a nivel de las organizaciones?
    Sólo el 20% de los estudiantes se queda trabajando donde hizo su <b>práctica</b> profesional