Actualidad

Los cambios que se están produciendo en la nutrición infantil

Foto: Archivo

La obesidad infantil es una situación que impacta directamente a Chile. Según datos de la Junaeb, actualmente el 23% de los alumnos de educación básica presentan obesidad. Y si se incluyen aquellos que tienen sobrepeso, la cifra se eleva al 51,7%, lo que nos sitúa en los primeros lugares del ranking de obesidad infantil de la región.

La consultora Trendsity realizó este año un estudio dirigido a 2.300 padres en Argentina, Brasil, México, Colombia, Chile y Perú que advierte sobre los múltiples desafíos en términos alimenticios que se enfrentan en América Latina y destaca el rol que juegan los padres en la alimentación de sus hijos.

El sondeo revela que seis de cada 10 padres dicen que la alimentación de sus hijos es mejor a la que ellos tenían a su edad, ya que el estudio afirma que hay una vuelta a la comida natural, simple y fresca. Es así como se observa una tendencia al agua, verduras, pollo y

frutas, incrementando su consumo en un 93%. También, al alza se encuentran productos integrales: semillas frutos secos y miel. En un 70% ha crecido la demanda de los productos sin sodio, sin lactosa, sin gluten y sin calorías como leches vegetales, productos orgánicos, infusiones y stevia. A la baja han ido las gaseosas y productos con alto contenido de azúcar. En los últimos dos años los padres y madres han reducido en sus familias el consumo en un 82%.

El estudio de Trendsity, sostiene que los locales de comida rápida son elegidos por un 85% de las familias al menos una vez al mes, puesto que los padres valoran que se hayan incorporado nuevas propuestas alimenticias. En esta línea, 8 de cada 10 padres considera positivos los nuevos menús de locales como McDonald's con opciones más balanceadas y nutritivas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.