Actualidad

El miedo a nuevos saqueos agolpa a la gente en los supermercados de Santiago

Santiago. Foto: EFE.

El miedo a que se vuelvan a repetir los saqueos del fin de semana y que los supermercados vuelvan a cerrar en Santiago arrojó este lunes a la gente a agolparse en los establecimientos, que abrieron por unas horas custodiados por militares, para hacer acopio de alimentos.

A pesar de que la situación parece más calmada que en los días anteriores, las personas compraban previendo que los disturbios, incendios y saqueos, que han dejado 10 muertos ya en la capital chilena, pudieran reproducirse en cualquier momento.

Cargados con varias bolsas llenas, carros de la compra y cualquier elemento con el que poder cargar, miles de vecinos del barrio de Peñalolén, en el este de la capital chilena, apuraban las últimas horas de servicio para comprar los productos básicos.

Pañales, conservas, pan o agua eran los elementos que más se podían observar en la salida del local portados por las personas que ya habían podido acceder al interior.

Decenas de militares resguardaban la seguridad de una zona que en la misma tarde y noche de este domingo habían intentado arrasar con docenas de supermercados durante los tres últimos días de protestas en el país.

Desde el viernes, estos grandes centros de acopio habían permanecido cerrados, por lo que el alivio de los vecinos al ver cómo a las 09.00 hora local llegaban los soldados para controlar la apertura hizo que salieran a hacer fila para acceder a comprar.

Sin embargo, la fila se fue haciendo cada vez más larga con el paso de las horas y miles de personas todavía estaban a la espera de acceder al recinto a apenas dos horas del cierre, ya que los militares controlaban el acceso para que no se agolparan personas en el interior.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.