Actualidad

Estallido social en Chile: los políticos siguen sin entender

Foto: Archivo

Ya van cinco días de protesta social en Chile y aunque las autoridades sigan criminalizando las movilizaciones, la gente parece haber agotado su paciencia, en especial, por la inoperancia de la autoridad y los políticos en general, que hasta el momento deja 15 fallecidos.

El escenario es complejo, primero porque es difícil, por no decir imposible, encontrar a alguien con quien conversar o negociar una salida. No existe un petitorio, aunque algunos sectores políticos han querido apropiarse del movimiento y canalizar las demandas.

A ello se suma, por decir lo menos, la falta de autoridad del presidente de derecha Sebastián Piñera que parece no comprender la situación y sus actuaciones así lo demuestran: de ir a celebrar el cumpleaños de su nieto en medio de las protesta (fotografía que se hizo viral), pasando por reducir todo a meros actos de delincuencia, hasta afirmar que "estamos en guerra", contrariado por el jefe del Ejército.

Asimismo, los diversos ministros se han limitado a realizar simples estados de cuenta sin iniciativa alguna, la ausencia de información ha primado generando una incertidumbre mayor.

El gran anuncio es que el presidente se reunirá con todos los partidos políticos para llegar a un acuerdo. Aquí surge la duda ¿a quién representan? o mejor dicho ¿quién los ha nombrado representantes del descontento social?

La elite, los hechos lo demuestran, sigue sin entender, la solución no pasa por ellos. El camino va de la mano de una profunda reforma al sistema, partiendo por el cambio de la Constitución, con participación social y ciudadana, dejando de lado, como afirmó la esposa del presidente Piñera, (Cecilia Morel) "parece que vamos a tener que disminuir nuestros privilegios".

Ese es el meollo del asunto, estarán dispuestos a los grupos de poder privilegiados durante años a cambiar un sistema que les ha llenado de privilegios a costa de la mayoría de los chilenos o como siempre se saldrán con la suya y seguirán con su gatopardismo de siempre "cambiemos todo para que nada cambie".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.