Actualidad

Presidente Piñera convocó consejo seguridad y endurece postura frente a ola de protestas en Chile

El presidente de Chile, Sebastián Piñera. Foto: EFE/Archivo

El presidente chileno, Sebastián Piñera, convocó a `ultima hora de ayer, jueves, al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena) que incluye a los jefes militares, junto con anunciar una serie de medidas para endurecer penas, aumentar la vigilancia y fortalecer a las fuerzas de orden ante la ola de protestas que sacude al país desde hace tres semanas.

En medio de las manifestaciones, Piñera llamó al denominado Cosena que está integrado entre otros por los presidentes del Senado, de la Cámara de Diputados y la Corte Suprema, además de los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas y el jefe de la policía militarizada.

El orden

En su declaración en el Palacio de La Moneda, Piñera dijo que su agenda para "fortalecer el orden público" incluirá el envío al Congreso o aplicar urgencia a proyectos de ley sobre penalizar saqueos, barricadas y acciones de personas encapuchadas, así como mejorar los servicios de vigilancia e inteligencia del Estado.

El mandatario derechista sostuvo que Chile ha enfrentado "días de mucha violencia, destrucción, vandalismo, enfrenamientos, delincuencia, provocada en su gran mayoría por grupos de criminales organizados".

"Una de las principales responsabilidades del Estado es resguardar el orden público y la seguridad ciudadana", añadió.

Medidas

Entre las medidas también figuran aumentar la vigilancia aérea de la policía con más drones y reforzar "la capacidad de recibir denuncias ciudadanas respecto de los delitos que han ocurrido durante las últimas semanas" a través de la policía civil y militarizada.

El estallido social, que detonó por el alza del precio del transporte público pero luego puso sobre la mesa antiguas y amplias demandas de la sociedad chilena, ha dejado más de 20 muertos, centenas de heridos y miles de detenidos.

En las tres semanas de protestas contra el gobierno y el modelo económico, Piñera se vio obligado a modificar su gabinete y presentar una serie de medidas paliativas en el ámbito social que, sin embargo, no han apaciguado las movilizaciones.

Muchas de las protestas han sido pacíficas, pero muchas también terminan en saqueos, ataques incendiarios, barricadas y destrucción de infraestructura y comercio. El gobierno decretó estado de emergencia en los primeros días de las intensas manifestaciones y la capital estuvo bajo toque de queda durante una semana.

"Más represión no resolverá injusticias sociales a la cuales por años hicieron vista gorda. Solo provocará MÁS VIOLENCIA", dijo en Twitter el alcalde de la ciudad portuaria de Valparaíso, Jorge Sharp del bloque opositor de izquierda Frente Amplio.

En medio del estallido social también han surgido numerosas denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte de fuerzas del orden. El pasado miércoles, la fiscalía dijo que abrirá una investigación por torturas contra 14 policías.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.