Actualidad

Capital chilena vivirá un Año Nuevo sin fuegos artificiales por primera vez en décadas

Miles de personas contemplaron en la ciudad costera de Valparaíso el espectáculo pirotécnico para despedir el año 2018 y dar la bienvenida al 2019. Foto: EFE/Raúl Zamora/Archivo

Solo seis comunas de Chile llevarán a cabo su habitual espectáculo pirotécnico y la capital carecerá de fuegos artificiales en la que será la festividad de fin de año más austera de las últimas décadas en el país, que lleva sumido más de dos meses en la mayor crisis social desde el retorno a la democracia en 1990.

La habitual postal navideña de Chile, marcada por el inicio de la temporada de verano, el turismo de playa y las festividades, se sustituye este año por una que recibirá a 2020 con menos artificio.

Ánimos

Este año son 40 comunas los que dejarán de realizar un espectáculo pirotécnico como consecuencia del estallido social, que según explicó a Efe la socióloga de la Universidad de Chile Sofía Knaudt ha mermado el ambiente festivo.

"No hay ánimo para celebración, hay una conciencia nacional de que estamos atravesando una crisis política y hay incertidumbre de cómo se viene el nuevo año", explicó la académica, y agregó que en marzo se pronostica una vuelta masiva de las movilizaciones, que desde hace un par de semanas han disminuido en frecuencia e intensidad.

El primer municipio en quedarse sin fuegos artificiales fue el de Santiago, que desde hace más de 25 años celebra una exhibición pirotécnica desde lo alto de la torre Entel, uno de los edificios más emblemáticos de la capital chilena.

Conciencia social

Según anunció la organización del espectáculo, el presupuesto para fuegos artificiales se destinará a causas sociales, iniciativa a la que se fueron sumando otros municipios, como el de Ñuñoa, al sur de la capital, que invertirá los 100 millones de pesos chilenos (130.000 dólares) que cuesta el evento en beneficiar a los vecinos afectados por la crisis social que vive el país desde el pasado 18 de octubre.

Otras comunas anunciaron ayudas para beneficiar a las pymes perjudicadas desde el estallido social o la infraestructura afectada durante las movilizaciones masivas que cada viernes copan las calles de la capital desde hace más de dos meses y que ha dejado al menos 24 fallecidos.

Año Nuevo en el Mar

A pesar de la situación de crisis, seis comunas mantendrán su espectáculo pirotécnico, entre ellos el "Año Nuevo en el Mar", la festividad de Fin de Año más esperada del país celebrada en conjunto por los municipios de Valparaíso, Viña del Mar y Concón.

La municipalidad de Valparaíso decidió seguir adelante con el espectáculo que atrae a miles de extranjeros cada año, a pesar de las peticiones populares a través de redes sociales que solicitaban su anulación por la crítica situación del país y por los incendios forestales que en los últimos días afectaron a 273 viviendas de la región.

Según explicó a medios locales el vicepresidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), Rodrigo Delgado, dichas municipalidades tomaron la decisión de seguir adelante con sus planes "pensando en reactivar la economía local a través de esos eventos".

Turistas

En una época de incertidumbre económica para Chile, que ha vivido la Navidad más austera de la última década según pronosticó un estudio de la consultora Deloitte y la Cámara de Comercio de Santiago, la inestabilidad está afectando también al turismo en este cierre de año que coincide con la temporada de vacaciones de verano de miles de familias chilenas.

Las reservas hoteleras no están alcanzando los pronósticos habituales para esta temporada estival y varias cadenas hoteleras anunciaron que se encuentran por debajo de la mitad de las reservas habituales.

Mario Gallegos, dueño de un complejo hotelero en El Quisco, destino popular para pasar el Año Nuevo entre los chilenos, explicó a Efe que el hotel está siempre lleno en estas fechas pero que "las bajas han sido considerables porque este año ya no hay fuegos artificiales".

Chile vive el Año Nuevo más comedido de las últimas décadas en medio de la crisis social que comenzó hace más de dos meses como una muestra de descontento hacia el alza en el precio del billete de metro pero que se ha convertido en una revuelta por un modelo económico más justo alejado del sistema neoliberal del Gobierno del conservador Sebastián Piñera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0