Actualidad

Tensa calma en Viña del Mar a la espera de protestas al cierre del festival

Las gaviotas son el símbolo del trinufo en el Festival de Viña del Mar. foto: Archivo

Viña del Mar vivió una cuarta jornada marcada calma y por primera vez sin protestas desde que el pasado domingo comenzara el Festival Internacional de la Canción, cuando se produjeron fuertes disturbios y violencia en las calles del centro de la ciudad balneario.

La Plaza Vergara, zona de reunión cada tarde de cientos de personas durante toda la semana, no registró aglomeraciones como los días previos.

Los manifestantes no salieron a mostrar su descontento por la realización del certamen musical en el marco de las protestas que desde hace más de cuatro meses claman en Chile contra la desigualdad social, y que han dejado al menos 30 fallecidos y miles de heridos y detenidos.

Dispositivo policial

Las fuerzas de seguridad desplegaron de nuevo y a pesar de la ausencia de manifestantes un amplio dispositivo preventivo compuesto por cientos de agentes de Carabineros, tanquetas blindadas, helicópteros y carros lanza-agua y lanza-gases en las inmediaciones de la Quinta Vergara, lugar donde se llevan a cabo los conciertos.

Los transeúntes consultados por Efe sobre la situación en la ciudad coincidieron en que la movilización social se tomó un día de descanso para regresar con más el viernes, día en el que se clausura el festival y cuando se prevé que acuda un mayor número de personas a manifestarse.

Alerta

La violencia ocurrida el pasado domingo en las calles con destrozos de mobiliario público y privado, numerosas detenciones y heridos tiene a la autoridades en alerta de cara a este viernes y la población muestra preocupación porque se puedan volver a repetir los disturbios.

Las protestas de toda la semana han centrado sus críticas en la realización del festival y en la represión policial ejercida contra manifestantes, pero las reivindicaciones de fondo que se replican en las movilizaciones en todo Chile desde el pasado 18 de octubre también se comparten en la ciudad jardín.

En ese sentido, el Festival de Viña de Mar ha generado un altavoz para que los disconformes con el sistema tengan en la urbe costera una oportunidad para mostrar su desagrado con el actual sistema socio-económico chileno y el Gobierno del conservador Sebastián Piñera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0