Actualidad

"Tengo miedo torero" es aclamada por la crítica en el Festival de Venecia

Foto: Raúl Bravo.

Luego de su exhibición para prensa e industria en el marco del Festival de Venecia, la cinta dirigida por Rodrigo Sepúlveda ha sido elogiada por medios internacionales y nacionales. Por su parte, la interpretación de Alfredo Castro en el rol protagónico de La Loca del Frente fue catalogada como una "finamente luminosa actuación" del "portentoso actor".

"Un retrato íntimo y clásico de dos radicales vastamente diferentes… la sabiduría experimentada, salpicada tanto de humor como de arrepentimiento, resulta sobrecogedora". Con estas palabras describe la revista de entretenimiento estadounidense The Hollywood Reporter la cinta basada en la obra homónima del icónico artista chileno Pedro Lemebel, Tengo Miedo Torero.

Luego de su exhibición el pasado 3 de septiembre en la función de P&I (prensa e industria) de la sección Giornate degli autori del Festival de Venecia, la cinta escrita y dirigida por Rodrigo Sepúlveda se ha llenado de elogios por parte de la crítica internacional, que debió verla bajo estrictas normas de distanciamiento social, producto de la pandemia y, por lo mismo, sin la presencia de sus creadores y elenco.

A medida que se han dado a conocer las primeras impresiones de la producción chileno-argentino-mexicana, se ha podido observar cómo se destacan los distintos aspectos del relato, así como también las decisiones técnicas tomadas para sumergir de la mejor forma al público en la historia de La Loca del Frente (Alfredo Castro) y el frentista Carlos (Leonardo Ortizgris).

"Historias humanas como Tengo Miedo Torero sitúan al espectador en un lugar como Santiago durante este tiempo (la dictadura chilena) y nos dan una sensación muy real de cómo fue vivirlo", reseñó Film Threat. Esta sensación también se replicó en la crítica nacional. El periodista y escritor Ernesto Garratt, resaltó "la cámara clásica del director Rodrigo Sepúlveda, que es capaz con su equipo, de sumergirnos de choque en el Chile mísero de la dictadura, constituido por una niebla de paranoia, vecinas y dependientas de pequeñas tienditas siempre dispuestas a sapear/ayudar/cooperar y recriminar".

Por su parte, The Hollywood Reporter agrega que "esta adaptación de la novela esencial de Pedro Lemebel ha sido transformada en una pieza de cámara atmosférica por el escritor y director Rodrigo Sepúlveda, que dirige al gran actor chileno Alfredo Castro en una finamente luminosa actuación como la protagonista sin nombre (denominada como la "Loca del Frente" en el libro)". Al tiempo que también se destaca el trabajo de la directora de arte, Marisol Torres, en las decisiones respecto del escenario principal de la película, que es la casa de La Loca; y del director de fotografía, Sergio Armstrong, en torno al uso de colores, luces y sombras.

Sin embargo, la interpretación protagónica se ha llevado un lugar especial en las críticas, con grandes elogios. "Castro, con un pelo gris opaco teñido café claro excepto alrededor de las sienes, logra mucho con muy poco. Es difícil encontrar el equilibrio correcto entre la exuberancia de una drag queen y la visión cínica de quien lo ha vivido todo, entre sus miedos y esperanzas no pronunciadas, pero Castro triunfa, sin caer en ostentaciones ni gestos exagerados, expresando las inseguridades del personaje principalmente en sus miradas y silencios", agrega The Hollywood Reporter.

Inlcuso, el medio español La Voz de Galicia habló de premios para la performance del actor. "No uno sino una docena de ellos merecería Alfredo Castro, ese coloso de la interpretación que en Tengo Miedo Torero eleva hasta lo sublime su encarnación de una homosexualidad barroca, feminizada. Y en el contraste entre la decrepitud de su físico y el alma libre que lo habita, explora Castro cimas de genio sin ápice de exhibicionismo", argumentó.

En este sentido, también se destaca la complicidad actoral con Ortizgris. "Castro y Ortizgris trabajan maravillosamente juntos, su relación es fácil, la verdad de su relación potencial es menos importante que la bonhomía que comparten", señala el sitio Film Threat.

Finalmente, el medio francés J:MAG, hace en la similitud de lo que transmite la obra de Lemebel y lo que logra la película. "La novela no solo enfatiza el universo queer sino que recuerda la lucha de los ciudadanos chilenos por acceder a la democracia. En este sentido, la película le es fiel", planteó. Mientras que Garratt concluyó "con afán masivo, pero sin por ello perder la dignidad —y sin hacer spoilers—, sólo me resta decir que se trata de un filme hermoso, lleno de sentimiento y que resulta un aporte al genio y figura de Pedro Lemebel".

Antes de su estreno, la película ya se había convertido en todo un suceso. A nivel nacional, el interés por verla comenzó con el tráiler, que superó las 100 mil visualizaciones en YouTube en una semana, lo que posteriormente se materializó con dos preventas agotadas en tiempo récord. A solo días de su avant premiere online, aún se venden entradas para sus dos funciones de preestreno agendadas, el 12 de septiembre a las 22.00 horas y 13 de septiembre, a las 21.00 horas. Los tickets se pueden adquirir a través del sistema PuntoTicket.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin