Actualidad

Renuncia el general director de Carabineros de Chile

El general director de Carabineros, Mario Rozas, renunció a su cargo tras meses de críticas por la actuación de los policías durante una ola de protestas sociales, cuando fueron acusados por varios organismos de violar los Derechos Humanos y uso excesivo de la fuerza.

La salida de Rozas fue anunciada por el presidente Sebastián Piñera y tiene lugar tras un operativo de policías el miércoles en un hogar de menores de edad bajo amparo estatal, en el sur del país, en que dos adolescentes resultaron heridos de bala.

"He aceptado su renuncia", dijo el mandatario. "Pero quiero expresar con toda la fuerza y claridad del mundo, que tengo el mayor aprecio, admiración y gratitud por la labor que ha cumplido el general Rozas", añadió.

"Especialmente porque le tocó dirigir a Carabineros de Chile en un tiempo extraordinariamente dífícil y complejo, en que hemos vivido demasiada violencia", añadió.

Rozas será reemplazado por el general Ricardo Yáñez, quien tendrá que impulsar una anunciada reforma a la institución.

El gobierno de Piñera fue sacudido por un estallido social que se extendió durante meses desde octubre del año pasado, con masivas protestas en reclamo de mayor bienestar.

Varias personas quedaron ciegas o con graves lesiones oculares por acción policial durante las protestas, en que una treintena de personas perdió la vida y hubo miles de heridos.

Muchos casos aún están bajo investigación y Rozas ha negado que los abusos fueran sistemáticos o tolerados por el liderazgo policial, sino que obedecieron más bien a acciones aisladas de parte de los efectivos. La institución ha dicho también que varios policías fueron heridos en el marco de las protestas.

La salida de Rozas era exigida hace meses por sectores políticos y organizaciones civiles.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.