Actualidad

Gobierno y trabajadores portuarios logran un acuerdo, pero siguen los disturbios

el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg. Foto: EFE/Archivo

El gobierno y los dirigentes de los estibadores eventuales del puerto de Valparaíso, que completaron 32 días en huelga en demanda de mejores salarios, llegaron, en medio de disturbios, a un principio de acuerdo que deberá ser ratificado por los trabajadores.

Tras una prolongada reunión, el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, señaló a los periodistas que este "preacuerdo" implica la constitución de una mesa de trabajo permanente de diálogo y estudio de mejoras sustantivas en la legislación, además de procedimientos y modelos de contratación de los portuarios.

Intermediación

La ministra de Transporte, Gloria Hutt, que también participó en la cita, explicó que el Gobierno trabajó como intermediario con la empresa, para que se pudiera llegar a esta instancia.

Respecto de las manifestaciones que se han desarrollado en el corazón del principal puerto del país, Hutt se mostró esperanzada de que con el documento que se suscribió "se logre la calma, ya que todos están perdiendo con las movilizaciones".

Manifestaciones

Los dos ministros resaltaron la disposición de los dirigentes de los trabajadores portuarios para llegar a este acuerdo. No obstante y pese al anuncio del Gobierno y los representantes de los trabajadores, en la noche del martes se registraron enfrentamientos en las calles de Valparaíso.

Los manifestantes levantaron barricadas en las principales avenidas del puerto, 120 kilómetros al noroeste de Santiago, mientras la Policía utilizó el carro lanza agua y el gas lacrimógeno para controlar la movilización.

En medio de la refriega, un gran grupo de encapuchados acorraló a una patrulla de Carabineros, mientras algunos manifestantes intentaron ingresar al diario El Mercurio de Valparaíso.

Según difundió radio Biobío, las oficinas de Ultraport, empresa especializada en la estiba y desestiba de barcos y en la administración de terminales portuarios en todo Chile, habrían sido saqueadas en medio de las movilizaciones.

Cerca de la medianoche, ahora cerca del Parque Italia en el barrio puerto, los encapuchados seguían enfrentándose a las fuerzas especiales de la Policía uniformada.

Muchas líneas de la locomoción colectiva no pudieron terminar sus recorridos debido a las barricadas en las calles y también a las pedradas que los huelguistas lanzaban contra Carabineros.

Asamblea

El dirigente de los trabajadores portuarios Pablo Klimper, aseguró a los periodistas que hoy, miércoles, durante una asamblea que se va a celebrar a mediodía, se votará si se acepta o no esta propuesta, lo que condicionaría la continuidad o el final del paro.

Los estibadores eventuales trabajan por turnos y se les contrata solo por ocho horas diarias, sin salario mínimo ni beneficios por años de servicio, vacaciones ni derecho a negociación colectiva.

Al comienzo, los trabajadores pidieron un aumento de turnos y un bono compensatorio de dos millones de pesos operario (unos 2.900 dólares), a lo que luego agregaron un crédito blanco de 500.000 pesos (unos 735 dólares) y la eliminación de las "listas negras" (de dirigentes sindicales o activistas a quienes se margina de los turnos).

En las últimas horas hubo manifestaciones de apoyo a la huelga en otros puertos de Chile, entre ellos Iquique, Antofagasta, Caldera, Chañaral, Ventanas, Huasco, Coronel, Puerto Montt y Punta Arenas, entre otros, una situación que obligó al Gobierno a sentarse a la mesa con los dirigentes de los huelguistas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0