Economía

Chile: un país pujante que intenta continuar la marcha

  • El gasto en servicios animó el consumo en el tercer trimestre de año
Imagen: Reuters.

Aunque el nivel de manifestaciones acompañadas de vandalismo y destrucción ha continuado, sí se han reducido algo, pero no lo suficiente como para que la actividad vuelva a coger las fuerzas necesarias para que el país regrese a la senda del crecimiento, indispensable para hacer frente a los nuevos compromisos sociales que se asumirán.

El viernes 15 de noviembre con el acuerdo alcanzado por la casi totalidad de fuerzas políticas para redactar un nuevo texto constitucional, entendimos que la paz volvería a reinar a la espera de la aprobación parlamentaria de los mejoramientos sociales y de que comenzaran a formarse los equipos encargados de preparar los borradores de la nueva carta magna.

Con todo, pensando especialmente en quienes nos observan desde fuera y en aquellos que, viviendo en Chile, no han tenido la oportunidad de calibrar los avances del país hasta antes del inicio de estas protestas, nos gustaría aportar los últimos datos disponibles de la evolución de la economía local.

Los datos del Banco Central de Chile, organismo autónomo y técnico, señalan que el PIB nacional anotó una expansión del 3,3% en el tercer trimestre del año, superior a las registradas en el primero (1,5%) y segundo (1,9%).

Según el banco, "la demanda interna fue el principal impulsor de la actividad económica en el tercer trimestre. Tanto el consumo de personas como la formación bruta de capital fijo (FBCF) explicaron este resultado".

La economía chilena creció un 3,3% en el tercer trimestre, espoleada por la demanda interna

La FBCF, que personifica a la inversión, registró un crecimiento de 5,9%, por sobre la subida de 3,2% y 5,3% de los dos trimestres anteriores. La FBCF presentó un aumento principalmente por construcción y otras obras y, en menor medida, por maquinaria y equipos.

La demanda interna, por su parte, se estiró un 2,4%; el consumo de hogares avanzó un 3%. El consumo prosperó por encima del período precedente por el gasto habido en servicios. La compra de bienes durables cayó. 

¿Qué se avecina? No obstante el buen cometido observado en la marcha económica, las perspectivas para los meses venideros son reducidas debido al estremecimiento provocado por las protestas acompañadas de pillaje que han ido mucho más allá de lo que en cualquier lugar del planeta se entendería como demandas sociales en pro de mejorar las desigualdades. Más bien pareciera una búsqueda que quisiera acabar con la nación a como dé lugar.

El ministro de Hacienda evaluó hace pocos días que el Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec) correspondiente a octubre podría tener una variación nula o caer hasta un 0,5%. Del mismo modo, anticipó una reducción en la proyección de crecimiento para 2019 que variaría entre un 1,8% y un 2,2%: antes del comienzo de esta ola vandálica se situaba cerca del 3%.

Un acuerdo esperanzador

Aparentemente la buena nueva para la gran mayoría de chilenos fue el pacto político suscrito por casi todos los partidos presentes en el Congreso Nacional, que representan a más de 5 millones de electores, con vista a la redacción de una nueva Constitución, abriendo esperanzas hacia una pronta recuperación.

Importantes fueron también las palabras del presidente el domingo pasado felicitando a los representantes de estas colectividades por el esfuerzo realizado en pos de un acuerdo. Piñera añadió que "aunque estas últimas cuatro semanas (el estallido social) ha golpeado duramente a nuestro sistema productivo y va a significar grandes costos", la economía "está sana y sus fundamentos son sólidos", abriendo espacios a continuar avanzando.

Asimismo, un estudio de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) y FollowUp, enseñaban un alza en el comercio de vestuario y calzado. "Luego de más de 20 días de caídas históricas, que alcanzaron su momento más dramático durante la semana del 21 de octubre (con una contracción del 75%), las ventas del rubro lograron levantar cabeza la semana pasada, con un crecimiento del 8% en 12 meses, apoyado en gran medida por el fin de semana post Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución", comentaba la CCS. 

Empero, la CCS advierte que, a pesar de haberse reducido las desconfianzas e inseguridades, "sus niveles siguen siendo extremadamente elevados, por lo que no se descartan nuevas caídas dependiendo del curso que tomen los acontecimientos".

Por desgracia, los sucesos explosivos no han desaparecido del todo. Es más, se comienza a dudar seriamente acerca de la chilenidad de los organizadores de estas expoliaciones. No van desencaminados los que así piensan. Llama la atención el relato de vulneración de los derechos humanos que se ha enquistado fuera de las fronteras de Chile, reemplazando poco a poco al de las desigualdades para explicar lo que ahí sucede. Es fundamental reestablecer el respeto al Estado de derecho y el orden público si se quiere llegar a alguna parte.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin