Economía

Chile se esfuerza por recuperar el orden público y avanzar en los compromisos adquiridos

  • China se ha convertido en principal receptor de productos agrícolas chilenos
Imagen: eE.

Una vez alcanzado el "Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución" hace ahora más de 15 días en Chile, nuestro deseo era volver a dedicar este espacio a lo que siempre hacemos, hablar sobre las oportunidades de comercio e inversión en un entorno seguro y amigable, como ha sido esta nación en los últimos 30 años.

Así, nos habríamos referido más en detalle al informe acerca de Chile de una de las clasificadoras de riesgo país más seguidas por grandes y medianos inversores como es Moody's. Fue dado a conocer de forma pública a más de un mes del inicio de los disturbios cuyo objetivo último en este momento es de muy difícil categorización.

¿Qué dice Moody's? Habla de tres sostenes primordiales que le han llevado a mantener el rating soberano de Chile en A1 y con perspectiva "estable". Es decir, no ha caído. Resalta la calificadora: (1) una deuda pública "comparativamente baja" y "amplio acceso" a financiamiento; (2) una "significativa libertad financiera" debido a la acumulación de activos, y (3) una "larga historia de prudencia macroeconómica y de política fiscal".

Además, estiman un crecimiento potencial del 3% a medio plazo, "a medida que los precios del cobre se moderan y la productividad se mantiene rezagada". Atendiendo a los acontecimientos a los que nos enfrentamos, ratifica la fortaleza chilena y su condición de plataforma.

También nos detendríamos en los intercambios comerciales de Chile con el mundo. Entre enero y septiembre de 2019 tocaron los 105.433 millones de dólares, un 5,2% menos que en el mismo período del año precedente, influido principalmente por la disputa EEUU-China. Asimismo, tendrían infinidad de detalles tanto de lo macro como de lo micro, particularmente, que China se convirtió en el principal receptor de los productos agrícolas chilenos acercándose a los 1.500 millones de dólares (un 17% más en este lapso de tiempo). Añadiríamos que Asia es el destino preferente de los productos mineros nacionales y el segundo de los embarques industriales.

Morgan Stanley sitúa a Brasil, Chile y Colombia entre los principales mercados de renta variable de América Latina

Contaríamos que Morgan Stanley posiciona a Brasil, Chile y Colombia entre los principales mercados de renta variable de América Latina para lograr un repunte en el crecimiento económico y una recuperación global en los próximos trimestres.

En materia minera le habríamos contado la respuesta del ministro del ramo a un inversor minero que no conoce el sector local. "Chile es un país serio, es un país donde tenemos una historia de respetar las reglas del juego, y tener reglas claras y permanentes, y si bien es cierto hay quienes han levantado temas respecto a la minería, hoy en este mes la minería ha tenido muy pocos trastornos", indicó el ministro. Añadió que pese al estallido social que se vive en el país, hay una historia incontrovertible de seguridad en la industria minera chilena.

Pero lo relevante, triste y lamentable han continuado siendo los desmanes destructivos acaecidos a diario en las distintas ciudades del territorio sin control alguno, impidiendo que la actividad en su conjunto retome su normal funcionamiento.

Una salida pacífica

Los diversos estamentos de la institucionalidad chilena están volcados en la búsqueda de una salida pacífica a los acontecimientos y dentro de la legalidad vigente. No obstante, el orden público aún sigue en el aire, lo cual en cualquier momento podrá obligar a la dirigencia política a tomar medidas más drásticas para poner fin al conflicto insurreccional.

Son cada vez más los que ven tras estos acontecimientos algo que nada tiene que ver con demandas sociales, desigualdad o inequidad. Los destrozos habidos en el metro de Santiago tienen toda la apariencia de un ataque terrorista y el comportamiento observado en las marchas hasta este momento responde más a tácticas de índole extremista que de protestas por demandas legítimas.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Teodoro Ribera, declaró en su reciente visita a Japón para tomar parte en el G20 que entre las causas de la estallido social destacaría que el éxito del caso chileno no ha llegado a todos. Apuntó que los costos de vida suben, las pensiones y sueldos no alcanzan y carencia de servicios públicos de calidad en materias de salud y educación. Agregó que el Gobierno está trabajando vivamente en una nueva agenda social para hacer frente a las peticiones más urgentes dirigido de los más vulnerables.

Igualmente, en la Organización de Estados Americanos (OEA), a petición de Chile el secretario de Estado se reunió con su consejo permanente, a quienes informó en parecidos términos a lo señalado en el G20. Complementó sus explicaciones indicando que "los hechos que ocurren en Chile no están confinados a nuestras fronteras".

Para concluir, llaman la atención las campañas de desinformación salidas de Venezuela a través de redes sociales. Existen envíos de 1,1 millones de mensajes dedicados a las protestas en el extremo sur del continente, según un reporte del Digital Forensic Research Lab (DFRLab).

Chile goza de una extensa tradición democrática con instituciones estables y sólidas; agotará todos los mecanismos que sean necesarios para poner término a estas acciones vandálicas de forma pacífica, pero recuperar el orden público es un imperativo que demanda la sociedad a sus autoridades.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.