Economía

Gobierno chileno anuncia plan por 5.500 millones de dólares para frenar desplome económico

Ignacio Briones, ministro de Hacienda de Chile: Foto: Archivo

El Gobierno chileno anunció, tras el desplome de la actividad en octubre, un plan de apoyo económico por un monto total de 5.500 millones de dólares.

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones, señaló que "os resultados son muy negativos y son preocupantes (...) Estimamos que las cifras de noviembre también serán negativas", auguró el ministro, quien detalló que el plan anunciado tiene como objetivo "proteger el empleo, revivir la economía y reconstruir y apoyar a las mipymes".

Plan

El plan pretende crear 100.000 puestos de trabajo en 2020 y aumentar el gasto social en un 9,9% -el mayor incremento desde 2009 e incluye 2.400 millones de dólares en reconstrucción de infraestructuras públicas y 1.950 millones de dólares apoyo a las pymes, entre otras medidas que se presentarán próximamente en el Parlamento.

Las micro, pequeñas y medianas empresas que acrediten pérdidas por las revueltas tendrán facilidades para el pago del IVA en octubre, noviembre y diciembre y podrán recibir de manera anticipada la devolución del impuesto a la renta de entre un 20% y un 75%.

El plan también contempla que los trabajadores afiliados al Seguro de Cesantía que pacten jornadas reducidas con su empleador podrán obtener un complemento de su renta.

"Como cualquier hogar chileno, que enfrenta una adversidad imprevista, recurriremos a nuestros ahorros y también a nuestra capacidad de endeudamiento (...) Podemos hacerlo gracias a años de responsabilidad fiscal de todos los gobiernos", aseguró el ministro.

Lo que empezó siendo un llamamiento de los estudiantes chilenos a colarse en el metro de Santiago para protestar contra el aumento de la tarifa se convirtió en una revuelta social sin parangón desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que clama por un modelo económico más justo y ya se ha cobrado la vida de al menos 23 personas y miles de heridos.

Las marchas, que comenzaron siendo multitudinarias, han ido perdiendo fuerza, aunque sigue existiendo descontento en las calles y episodios de extrema violencia (saqueos, incendios y destrucción de mobiliario público), pese a las tímidas medidas sociales anunciadas por el Gobierno al inicio de la crisis y al histórico acuerdo parlamentario para cambiar la Constitución.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.