Economía

La "incertidumbre" de Chile genera "desconfianza" en la inversión extranjera

Foto: Reuters/Archivo

Los desequilibrios y las protestas sociales de Chile ponen en riesgo su estabilidad económica y la actual "incertidumbre" genera "desconfianza" en la inversión extranjera en el país andino, que podría enfrentarse a una pérdida de competitividad dentro de los mercados internacionales, según un estudio del Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada.

El análisis, presentado por el vicepresidente y director general de Instituto Coordenadas, Valeriano Gómez, su vicepresidente ejecutivo, Jesús Sánchez-Lambás, y el director de Análisis, Carlos Díaz-Güell, detalla la evolución económica y social chilena en las últimas décadas y cómo el país "corre peligro de ceder a las presiones sociales", lo que desembocaría en una "pérdida de competitividad".

Fortaleza

Sánchez-Lambás ha recordado que Chile sigue siendo

uno de los países "más fuertes y solventes" de Latinoamérica, pese a su

excesiva dependencia de las materias primas, y ha añadido que "desde el

mes de octubre, la violencia en la calle ha puesto en jaque al Gobierno

chileno", descontento social que "parece expandirse" por varios países,

como Bolivia, Colombia o también Hong Kong, que han sido escenario de

protestas antigubernamentales.

Impacto

En su análisis,

el vicepresidente ejecutivo ha expuesto que "pequeños grupos radicales"

sobrepasan las "legítimas demandas" de los manifestantes y acaban

"obligando a los "gobiernos a sucumbir a sus presiones" que, en el caso

de Chile, puede acarrear terribles consecuencias a nivel social y

macroeconómico.

"Cediendo a las tendencias

populistas y adoptando medidas impropias de las economías sociales de

mercado, Chile perderá la inversión extranjera que tanto ha ayudado a

crear empleo, a desarrollar las infraestructuras, a mejorar la calidad

de los servicios y, en definitiva, a reducir las desigualdades

sociales", ha subrayado.

Reformas

Sánchez-Lambás

considera que el país debe poner en marcha reformas que ayuden a seguir

fomentando la creación de negocios y la inversión extranjera. "No puede

ceder a la violencia callejera, debe seguir siendo líder en la región",

manifiesta.

A su juicio, Chile es un "referente"

dentro del liberalismo económico, con un modelo cimentado sobre una

"macroeconomía fuerte y estable", que le ha permitido reducir

progresivamente desigualdades sociales, por lo que el país debe, según

sus palabras, seguir apostando por unas políticas económicas potentes

que estimulen la inversión y el desarrollo empresarial.

De

acuerdo al análisis de Instituto Coordenadas Chile necesita que se

simplifiquen los mecanismos de control y la "excesiva burocratización".

El país debe apostar por la diversificación industrial, intentar dejar

atrás la dependencia del cobre, y tratar de abrirse a otros sectores que

permitan crear empleo de calidad con un capital humano especializado,

apuntan.

Innovación

Para Díaz-Güell, Chile presenta

"acusadas deficiencias" en I+D+i, además de una mano de obra poco

cualificada y una red de infraestructuras y servicios energéticos

"todavía insuficiente".

En esa línea, considera que

es "prioritario" invertir en innovación y mejorar las fórmulas de

colaboración entre Estado y sector privado, así como profesionalizar el

mercado laboral. Para ello, debe mejorar la movilidad laboral y el

sistema de pensiones, fortalecer el sistema financiero y apostar por la

consolidación fiscal mediante un ordenamiento tributario justo, cree

Díaz-Güell.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin