Economía

Chile después del Covid-19

  • Se ha optado por medidas de confinamiento estratégicas y dinámicas
Imagen: Dreamstime.
Madrid

El banco de inversiones JP Morgan, en un informe enviado hace pocos días a sus clientes, se refería así a la evolución de la pandemia en Chile: "La mortalidad sigue siendo la más baja en América Latina y, por primera vez, la curva de personas infectadas está por debajo de la de Brasil e Italia, cuando se ajustó desde la primera infección".

La entidad bancaria daba datos sobre test realizados, hacían una comparativa en Latinoamérica: Chile supera las 82.000 pruebas totales (hoy se acerca a las 100.000); Perú estaba un 10% por debajo; Colombia reconocía menos de la mitad, y Argentina, por debajo de las de 20.000. Agregaba que "como se indicó en nuestra nota anterior, la gran disponibilidad de pruebas implica un mayor número de infectados reportados (actualmente Chile tiene la tercera mayor cantidad de personas infectadas después de Brasil y Perú), pero tener un número más realista de infectados permite a las autoridades tomar medidas preventivas con mejor información y esperan tener más éxito en el control del virus. Hasta ahora, este ha sido el caso en Chile, ya que tiene la menor cantidad de muertes causadas por Covid-19 en América Latina y una tasa de mortalidad muy baja".

Otro asunto que ha llamado positivamente la atención de lo obrado en suelo chileno tiene que ver con el tipo de cuarentena empleado. A diferencia de la aplicada en España, donde el confinamiento está siendo radical por períodos prolongados en todo el territorio, exceptuando servicios considerados esenciales, en el fin del mundo se opta por encierros estratégicos y dinámicos.

En efecto, la propagación del virus se modera a través de normas tales como: cuarentenas acotadas a comunas (barrios) dentro de una ciudad; cordones sanitarios: nadie puede salir ni entrar de una determinada ciudad; aduanas sanitarias: con el objetivo de vigilar la salida y entrada de personas en ciudades distintas a la suya; uso de mascarillas obligatorio dentro de zonas delimitadas, etc.
Aunque no existe un testimonio claro al respecto, la conclusión es que se buscaría alcanzar un equilibrio entre la salud y los impactos sociales y económicos. En un trabajo del departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile y el Instituto de Sistemas Complejos de la Ingeniería (ISCI) se afirma "no necesariamente válida" la estrategia de cuarentenas zonales, pero evidencia que las "cuarentenas intermitentes por alrededor del 25% del tiempo pueden ayudar a mantener el virus sin que se colapsen los hospitales".

A día de hoy el número de infectados alcanzan los 10.507, los recuperados, 4.676; los fallecidos, 139, y los pacientes en estado crítico, 92. El cierre con el extranjero está fijado hasta el día 22 de abril, unos días antes del vencimiento de la fecha se valorará la permanencia o levantamiento de la medida.

El primer plan, ya en marcha, comprende ayudas por valor de 11.750 millones de dólares

Hay acuerdo en que lo prioritario es hacerse con el manejo y gestión de la enfermedad por la sanidad local. Una vez superados los aislamientos en las diversas formas referidas, las preocupaciones girarán en torno a la administración de lo que estaría por llegar: proteger a la población contra futuros contagios y las consecuencias económicas sobrevenidas.

Se ha dispuesto, de momento, dos planes para atender cuestiones económico-laborales, respondiendo de este modo a la semiparalización de la actividad producto del padecimiento del Covid-19, cuyas huellas más duras afloraron en las dificultades enfrentadas por familias y empresas de cualquier tamaño en un territorio donde residen algo más de 19 millones de personas.

Así, el primero, de 11.750 millones de dólares ya en marcha, contempla la protección del empleo, bonos de apoyo a ingresos familiares, fondos solidarios, entre otros estímulos.

Recientemente, se elaboró un segundo por 5.000 millones, que favorecerá a grupos familiares considerados como más vulnerables. Además, ayudará a emprendedores y pymes vía financiamientos para que las entidades puedan acceder a créditos con garantías estatales.

Abundando en la línea de crédito destinadas a compañías con garantías estatales de hasta el 85%, el Ministerio de Hacienda indicó que "la medida será para todas las empresas sin distingo de tamaño, porque todas ellas están teniendo el mismo problema, no están teniendo ventas, ni ingresos y van a quebrar, trayendo efectos permanentes en destrucción de valor y empleo".

A su vez, el Banco Central comentó que esto permitirá que la banca pueda liberar recursos para afrontar el trance. Su presidente señaló que "los bancos que vayan otorgando créditos con el apoyo de garantías del Estado van a poder multiplicar fondos a los que acceden desde el Banco Central".

¿Cómo quedarían las finanzas públicas? Concurren distintas opiniones entre los analistas, se habla de un déficit público que oscilaría entre un 5% y 7% del PIB, asumiendo una caída del crecimiento rondaría de 1% a 4%. En cuanto a la deuda pública subiría de un 31% a 38% del PIB.

Por último, el FMI se descolgó con unas previsiones de expansión para Chile de un -4,5%. El Banco Central, hace dos semanas, avanzó un -1,5 a -2,5%. Hacienda se decanta por -2% y distintos expertos lo sitúan entre un 0% hasta un -6%. Influirá en todos estos cálculos lo que se alargue las restricciones habidas a cuenta de la epidemia.

La tierra del cobre y el vino es una nación curtida en crisis, cuenta con conocimientos suficientes para hacer frente a este nuevo reto. Si el respeto al Estado de derecho y el orden público prevalecen, el país saldrá adelante más pronto que tarde.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments