Economía

Chile reivindica las infraestructuras como motor de la reactivación económica

  • El comercio entre España y Chile rondó los 3.000 millones de dólares en 2019
  • Un 5% de la recaudación chilena corresponde a sociedades con participación hispana
Imagen: Dreamstime.
Madrid

La semana pasada tuvo lugar la Cumbre Empresarial España-Chile en formato virtual, promovida por la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) de Chile y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). La asistencia superó los 300 participantes: ¡Chile y España atraen!

Estos encuentros de instituciones que agrupan a los empresarios de uno y otro país se vienen realizando desde hace muchos años en distintos formatos, siempre en un entorno amable, como debe ser entre partes que se respetan y aprecian, en el que fomentar los negocios y la inversión en ambas orillas del charco es lo que cuenta.

Asimismo, suelen ir acompañadas de la celebración de alguna efeméride de tantas que existen en Chile y España. En esta ocasión hubo un recuerdo a los 500 años del descubrimiento del estrecho de Magallanes, expedición financiada por la Corona española que a su término significó la primera circunnavegación realizada al planeta Tierra. Para algunos representa, también, el primer contacto de los españoles con el territorio chileno en 1520, 16 años antes de que lo hiciera Diego de Almagro y 21 antes del arribo de Pedro de Valdivia.

De los guarismos que se dieron por los distintos ponentes hubo varios que merecen retenerse por quienes tienen previsto impulsar exportaciones, importaciones o establecerse en Chile mediante inversiones, solos o asociándose con locales. En 2019, las compraventas se acercaron a los 3.000 millones de dólares. España está en el grupo de los 10 principales socios comerciales del país austral. En el primer cuatrimestre de 2020 ha habido un retroceso debido a los efectos de la pandemia. Con todo, los montos provisionales sitúan el tráfico en torno a los 800 millones de dólares. ¡No están nada mal!

Los datos del Banco Central de Chile colocan a España como segundo inversor más importante tras los Estados Unidos, sin especificar el periodo medido. Quien esto escribe sostiene que es la primera -desde 1980 hasta nuestros días-, si se suman los flujos españoles provenientes del hub neerlandés. El número de compañías peninsulares establecidas es muy alto. Por lo pronto, está la mayoría de integrantes del IBEX 35 y una infinidad enorme de medianas y pequeñas esparcidas por todo el territorio nacional implicadas en un elevado número de sectores de la industria y los servicios. Autoridades íberas manifestaron que un 7% de la fuerza laboral chilena, es decir, algo más de 600.000 trabajadores, laboran en firmas de capital español. Un 5% de la recaudación tributaria de la Hacienda chilena corresponde a sociedades con participación hispana.

España es el segundo mayor inversor en Chile tras los Estados Unidos; el primero si se cuenta el 'hub' de Países Bajos

Entre los invitados al acto hizo uso de la palabra la secretaria de Estado de Comercio de España, Xiana Méndez. Destacamos de su intervención la mención a la renovación del acuerdo de asociación UE-Chile; la llamada a estar atentos ante aquellos que promueven el proteccionismo mercantil; y que, en la esfera de sus competencias, uno de los motores de la economía deberán ser el comercio y las inversiones, tal como aconteció en la crisis financiera de 2008.

Reconoció Méndez que la entrada en vigor del acuerdo de Chile con la Unión Europea en 2002 suscitó una expansión formidable de entrada y salida de productos. Eso sí, hubo un retroceso en la época de la crisis subprime y los vaticinios apuntan a que este año, casi con total seguridad, sucederá lo mismo. De momento, interesa que las negociaciones para la modernización en marcha del pacto finalicen satisfactoriamente. España comprometió todo su apoyo a tal fin.

Fue un agrado oír de boca de la secretaria de Estado un llamamiento a estar alerta frente a los que promueven los proteccionismos aislacionistas, abogando por la apertura y libertad para intensificar las comercializaciones en un sentido amplio.

La dirigente hizo un llamado a los exportadores a ser más competitivos dadas las condiciones epidemiológicas, aprovechando una batería de apoyos de parte de la Administración española dirigidos a estimular la internacionalización.

18 años del tratado de libre comercio Chile-UE

Por parte de Chile, el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, comenzó agradeciendo a España el soporte decisivo para que el primer tratado comercial firmado hace 18 años se concluyera felizmente -damos fe de esto-. Igualmente, como propulsores de la recuperación sumó a las infraestructuras que tienen en carpeta. Haciendo un repaso a las asignaciones en este ámbito, indicó que estas crecen alrededor de un 9% anual.

Desde 1993 se han asignado 98 obras, por un montante de 24.000 millones de dólares: 74 están vigentes y 24 se han concluido. La cartera anual prevista se ampliará a nuevos sectores; el ministro Moreno expuso que la cantidad anual a licitar subiría por sobre los 3.000 millones de dólares. El área hospitalaria, embalses y aeropuertos están en el conjunto de construcciones en marcha.

En un formato entrevista muy ameno, dos grandes empresas explicaron sus experiencias en cada mercado: Acciona -25 años en Chile- a su vez es su plataforma para el resto de Latinoamérica y Sonae Arauco, una maderera exitosa globalmente, afincada en España, base para atender Europa y África con resultados muy provechosos.

Desde 1993 se han asignado en Chile 98 obras, por un montante de 24.000 millones de dólares

Hubo un saludo especial de los embajadores respectivos, Roberto Ampuero, de Chile, y Enrique Ojeda, de España, y de la Fundación Chile-España, de su directora María Ángeles Osorio, a los organizadores y asistentes al acto.

Finalmente, es justo hacer un reconocimiento especial a Andrés Montero, presidente del capítulo chileno del Consejo Empresarial Chile-España y consejero electivo de Sofofa (Sociedad de Fomento Fabril), y al español Gerardo Cuerva, su homólogo del capítulo español del Consejo, vicepresidente de CEOE y presidente de Cepyme, por retomar las actividades del Consejo: ojalá los objetivos fijados sean ambiciosos, los empresarios lo agradecerán. Del mismo modo, estos los veríamos reflejados en las cifras particulares de cada entidad comercializadora o inversora y cuentas oficiales de una y otra nación.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin