Economía

Chile transmite seguridad y buena labor de contención del coronavirus en el mundo

  • Con 1.079.644 pruebas, Chile está entre los 35 países del mundo que más ha realizado
  • La situación de Santiago no difiere mucho la de Madrid, Londres, Illinois o Milán
Plaza de Armas de Santiago de Chile. Imagen: Dreamstime.
Madrid

Desde hace algún tiempo, al hablar de Chile en esta columna no tocamos de modo directo la cuestión del coronavirus; apuntamos más en la dirección de la rehabilitación y crecimiento de la economía, indispensable para sostener, de entrada, las propias necesidades del sistema sanitario, el mantenimiento de los empleos y las urgencias de familias y empresas.

Personalmente -dicho con la mayor humildad-, soy de los que creen que Chile está en varios aspectos mejor que numerosos países europeos, sobre todo, las del lado occidental. En estos últimos días hemos escuchado con machacona insistencia, como si fuera algo "muy malo", que el país se encuentra en el top ten en número de contagiados con covid-19, 271.982 cuando escribo estas líneas.

Las recomendaciones iniciales de la OMS y de los diversos sistemas de salud esparcidos por el globo es hacer cuantas más pruebas sean posibles; esto permitiría localizar los focos a combatir y tomar decisiones basadas en información cierta, facilitando el control, así como evitar la expansión de la pandemia en etapas tempranas, antes de que sea demasiado tarde para los que la padecen o colapsen los centros de asistencia hospitalarios.

Chile lleva realizados 1.079.644 reconocimientos, que corresponden a 56.483 por cada millón de habitantes (la población es 19.114.600). Esto lo sitúa como uno de los 35 países de todo el mundo que más test ha realizado.

Lo increíble es que pocos o nadie dicen que el número de sanados totalmente son 232.210. Que los fallecidos, por desgracia, suman 5.509 personas y que en estado crítico hay 2.090 personas. ¡Curioso! Esto transmite seguridad y habla de una buena labor en la contención.

Latinoamérica y el Caribe es una región enorme, en 22 millones de kilómetros cuadrados figuran unos cuantos países que están haciendo muy bien su trabajo frente a la epidemia, endeudándose como muchos otros para cuidar de su gente.

La superficie continental e insular chilena equivale a 756.950 km2. Si estuviera en la Unión Europea sería el país más extenso, y en Europa estaría en uno de los primeros puestos. En América Latina, es de los medianos territorialmente hablando. Subiría algo si añadimos los 1.250.000 km2 del suelo antártico que reclama, zona reservada en estos momentos para la investigación científica y su conservación. Se le reconoce como tricontinental por su presencia en América, Oceanía y Antártica. Por si esto fuera poco, dispone de una zona económica exclusiva de mar de 3.681.989 km2, solo superada por Estados Unidos y Canadá.

El 80% de los infectados (214.388; 4.711 fallecidos) se encuentran en la Región Metropolitana

¿Por qué mencionamos estos datos? El 80% de los infectados (214.388; 4.711 fallecidos) se encuentran en la Región Metropolitana, poblada por 7,2 millones de habitantes esparcidos en 15.000 km2. A una distancia sideral se sitúa la Región de Valparaíso (11.307; 229); Antofagasta (8.308; 147); Biobío (6.398; 50); Tarapacá (5.893; 91); O'Higgins (5.606; 69) y Maule (5.322; 48). El resto de las 16 regiones tienen números menores.

Volviendo a la Región Metropolitana, compuesta por 52 comunas, en ella sobresale Santiago, la capital del país, cuya situación no es nada diferente a la de Nueva York, Madrid, Londres, París, Berlín, Milán, Barcelona, California, Illinois, Inglaterra, São Paulo y un largo etcétera.

¿Qué tienen en común estas ciudades? Que son puntos de los más globalizados del planeta. ¿Por qué? Suelen ser puertas de entrada a sus respectivos territorios, ya sea para iniciar periplos turísticos, comerciar, invertir, estudiar, visitas médicas, etc.

Santiago reúne el poder político y económico de la nación. Recientemente fue incluida como uno de los centros financieros relevantes de Sudamérica. Al llegar se percibe un ambiente de negocio muy desarrollado que subyuga, una metrópoli abierta y sensible a las ocasiones que surjan. Cuenta con un alto número de universidades y estudiantes desplazados de dentro y fuera de sus fronteras, junto a entidades que impulsan la innovación, el emprendimiento y la investigación, en la que colaboran investigadores locales y extranjeros.

Debería hablarse más de descentralización de instituciones y empresas, que abrirían incalculables oportunidades para las regiones de Chile

Por supuesto que hay alta preocupación por la pandemia que conmueve a la humanidad. Como gran urbe que es, Santiago está más expuesta que el resto de demarcaciones del interior. La respuesta de los chilenos a esta calamidad es reconocida favorablemente en los entornos globales vinculados a su seguimiento. Al igual que existen colas solicitando ayudas en EEUU, Italia, España, Francia, etc., también Santiago las tiene.

Asimismo, concurre un equipo de investigadores que está impulsando el avance de una vacuna ahora en fase de ensayos preclínicos. Es uno más de tantos alrededor de la tierra que intentan encontrar inmunidad para enfrentar la dolencia.

Para que la economía real se restablezca a la mayor brevedad, la detección precoz del virus es imprescindible, lo mismo que obedecer los protocolos indicados por los organismos públicos autorizados. Contagios seguirá habiendo en todos los confines del mapa; felizmente, la inmensa mayoría se recupera, y este es uno de los antecedentes que más debería interesar.

Del mismo modo que en las grandes ciudades mencionadas, Santiago habrá de esforzarse para que el comercio, la inversión y el turismo regresen cuanto antes a sus calles. Debería hablarse más de descentralización de instituciones y empresas, que abrirían incalculables oportunidades para las regiones de Chile. Estas pueden salir a buscarlas en Santiago o en otras latitudes.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin