Economía

Chile celebra su 210 aniversario entre la pandemia y la recuperación económica

  • El 18 de septiembre de 1810 tuvo lugar la Primera Junta Nacional de Gobierno
  • Chile ya ha destinado 16.000 millones a las contigencias por el Covid-19
Una imagen de la Parada Militar de Santiago en una edición anterior de las Fiestas Patrias. Imagen: Dreamstime.
Madrid

Acaban de cumplirse 210 años desde que Chile constituyó su primera Junta de Gobierno, que declaró su independencia en respuesta a la captura del rey de España, Fernando VII, por las fuerzas de Napoleón Bonaparte. Fue este el primer paso a su separación definitiva, lograda en 1818.

La conmemoración de este nuevo aniversario rompió con las formas tradicionales de los festejos, debido a los protocolos antipandemia diseñados para esta ocasión. Así, las celebraciones se redujeron al máximo, las llamadas fondas y ramadas quedaron prohibidas, el acostumbrado tedeum se celebró en el Cerro Santa Lucía, lugar donde se fundó Santiago, ajustando el número de invitados para mantener el distanciamiento social requerido, y el desfile -acto patriótico y militar conocido como Parada Militar- se cambió por un acto reducido al interior de la Escuela Militar.

En lo económico, como ya saben, Chile es un país OCDE. Hace unos días esta organización dio a conocer sus proyecciones de crecimiento para 2020, mejorando sus perspectivas previas. En esta ocasión anticipan una caída del -4,5% -el dato anterior era un -6%-, previendo una expansión del 5% en el 2021; no descartan que pueda subir hasta un 7% si ya hubiera una solución para aminorar los daños provocados por la pandemia. Por el contrario, si hubiera rebrotes importantes este cuadro podría empeorar. Anticipan un aumento de un 1,8% para China, un retroceso de un 3,8% para Estados Unidos -en junio estimaba un -7,3%- y la Unión Europea (UE) promediaría un repliegue de un 7,9% frente al -9,1% en su medición anterior.

El PIB chileno podría contraerse un 7,1% este año, según la OCDE; el Banco Central maneja un rango de -4,5 a -5,5%

Por países de la UE, el desplome de las tres principales economías quedaría como sigue: Alemania, -5,4%; Francia, -9,5%, e Italia, -10,5%. No hay una mención a España; en junio pasado señaló que podría ser uno de los países más afectados, con un -14,4%. Sobre Chile tampoco se pronuncia, pero en el estudio previo indicó un descenso del 7,1% del PIB, en caso de un segundo brote, o del 5,6% si la crisis sanitaria remitiera antes. El Banco Central de Chile, con todas las cautelas, adelantaba hace unos días un rango de -4,5 a -5,5%.

Con todo, la OCDE insta a sus miembros a conservar los incentivos fiscales durante el 2021, evitando aumentos en las quiebras y el desempleo, cuyas secuelas podrían alargarse más allá de lo razonable. Hasta ahora, Chile ha destinado algo más de 16.000 millones de dólares. Desde un inicio hubo que hacer frente a diferentes emergencias, específicamente en el área de la salud, y luego acudir al parlamento para obtener una aprobación extra de recursos que permitieran afrontar contingencias en los ingresos familiares, proteger las fuentes de trabajo y reactivar la economía.

Hay en marcha el plan Paso a Paso, Chile Se Recupera, que persigue levantar de forma segura y gradual la actividad local. Para ello, se trabaja con cuatro frentes: 1) incentivos al empleo; 2) inversión; 3) apoyo a las pymes; 4) agilización y simplificación de permisos y 5) sustentabilidad de los proyectos.

Ya hemos visto que la inversión extranjera directa se mantiene con signo positivo a julio de 2020. Probablemente la puesta en marcha de una infinidad de propuestas públicas y privadas abrirá las puertas a la llegada de nuevas empresas interesadas directamente en ellas o que se establezcan para proveer bienes y servicios a quienes las ejecutan.

Aquí van algunos números. Para el período 2020-2022 se estima un total de 34.000 millones de dólares en planes públicos, lo cual podría generar un total de 250.000 empleos. Esta cartera se centra en entregar soluciones a: demandas sociales y productivas; crisis hídrica; apoyo a municipios; movilidad e integración en ciudades; mejoramiento de caminos, y construcción de carreteras y puentes.

A su vez, el sector privado no se queda atrás: se agilizará un total de 130 proyectos de que entrarán en construcción u operación entre 2020 y 2021. Esto contempla aportaciones por 24.521 millones de dólares aproximadamente para el periodo 2020-2021 y un total 115.000 ocupaciones directas.

Inversiones: cómo agilizar los trámites

Hace unos días asistimos a un seminario virtual organizado por Invest Chile y la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables (GPS), dependiente del Ministerio de Economía, con recomendaciones sobre cómo gestionar la infinidad de permisos a solicitar sin morir en el intento, de tal manera que se agilicen los períodos de cada uno.

Solo en iniciativas que superan los 100 millones de dólares, GPS contabiliza 220; la cantidad global prevista a lo largo de los próximos cinco años asciende a 67.800 millones de dólares. El pasado agosto, 98 se encontraban en fase de construcción, 116 en curso de permisos y 9 en etapa de preinversión. Por sectores, el porfolio de GPS se distribuye así: 34 mineros, que totalizan 27.900 millones de dólares; 78 en energía, 16.900 millones; 49 en infraestructuras, 13.900 millones, y 3 industriales, con 1.730 millones.

Como curiosidad, la media de los tiempos dedicados a la obtención de permisos sectorialmente hablando sería la siguiente: minería, cuatro años y nueve meses; energía, tres años y cuatro meses; infraestructuras, dos años y ocho meses. Entre las autorizaciones que ocupan más horas están las ambientales.

Chile está en marcha y no cabe duda de que sus autoridades son conscientes de la magnitud suscrita por las inversiones en el momento actual para acometer la lacra del desempleo: reducir las demoras es prioritario, como lo es volver a crecer. El regreso a la nueva normalidad es imperativo, pero debe compadecerse con la normativa sanitaria y los avances conseguidos.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin