Economía

IFC ha destinado 4.000 millones de dólares para financiamiento a empresas de los países más pobres para luchar contra la pandemia

Foto: Archivo

La respuesta de la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), miembro del Grupo Banco Mundial, a la pandemia se ha centrado en ayudar a las personas más vulnerables de los países en desarrollo.

De los 8.000 millones de dólares de financiamiento de desembolso rápido de IFC para la covid 19 aprobados por la Junta Directiva en marzo de 2020, hasta la fecha se han comprometido 4.000 millones de dólares; se espera que aproximadamente la mitad de este monto beneficie a personas de los países más pobres y los Estados frágiles, y que el resto ayude a respaldar la lucha contra la pandemia en otros países en desarrollo y mercados emergentes.

"Respaldar al sector privado será fundamental para ayudar a los países en desarrollo a lograr una recuperación inclusiva, sostenible y resiliente y para frenar el actual aumento de la pobreza extrema", dijo David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial. "El objetivo del mecanismo de desembolso rápido de IFC para la covid-19 es proporcionar la liquidez que necesitan las empresas y las instituciones financieras clientes; esto aportará capital de trabajo, respaldará el empleo y facilitará el comercio".

En marzo, la Junta de Directores de IFC aprobó 8.000 millones de dólares en financiamiento para ayudar a las empresas afectadas por el brote pandémico. Desde entonces, la Corporación -la principal institución internacional de desarrollo centrada en el sector privado de los mercados emergentes- ha dado destino a la totalidad de los 2.000 millones de dólares asignados como paquete de financiamiento para el comercio del mecanismo de desembolso rápido. Este respaldo ayuda a las instituciones financieras clientes a mantener los flujos de liquidez hacia empresas que dependen del comercio, especialmente las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), que son una de las principales fuentes de empleo.

"El mecanismo de desembolso rápido de IFC para la covid- 19 se diseñó de manera tal de ofrecer liquidez inmediata a las instituciones financieras y clientes del sector real, a fin de mantener el empleo y evitar daños a corto plazo", dijo Stephanie von Friedeburg, directora gerente, vicepresidenta ejecutiva interina y directora general de operaciones de IFC. "Esperamos que, con el respaldo a los clientes y las intervenciones del sector privado, a largo plazo ayudemos a reactivar el crecimiento económico, preparando el terreno para un futuro mejor, más resiliente y sostenible, una vez que pase la enfermedad".

IFC ha comprometido 2.000 millones de dólares adicionales en virtud del mecanismo, para ayudar a todas las regiones en las que opera. Este financiamiento se está utilizando para una variedad de actividades, como reforzar la posición de los prestadores de servicios de salud, ayudar al golpeado sector del turismo y mantener a flote a las empresas viables, de modo de preservar el empleo. Se han movilizado 623 millones de dólares asociados del sector privado para estos clientes.

Adicionalmente, desde marzo, mediante el Servicio de Financiamiento del Sector Privado de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), una herramienta desarrollada por el Grupo Banco Mundial para facilitar las inversiones del sector privado en los países más pobres del mundo, se han proporcionado 281 millones de dólares en garantías que respaldan el financiamiento para el comercio y préstamos para capital de trabajo dirigidos a pymes de países elegibles.

La respuesta de IFC forma parte del esfuerzo del Grupo Banco Mundial por tomar medidas amplias y rápidas para ayudar a los países en desarrollo a reforzar su respuesta a la pandemia, incrementar el seguimiento de la enfermedad y mejorar las intervenciones de salud pública. El Grupo Banco Mundial cuenta con la capacidad financiera para ofrecer 160.000 millones d de dólares urante los próximos 15 meses, lo que incluirá hasta 47.000 millones de dólares en respaldo general para el sector privado.

De cara al futuro, IFC trabajará con sus asociados para ayudar a reestructurar y recapitalizar empresas viables y establecer las condiciones para una recuperación inclusiva, sostenible y resiliente. En agosto, la Corporación también puso en marcha la Plataforma Mundial para la Salud, por valor de 4.000 millones de dólares que ayuda a los países en desarrollo a ampliar el acceso a suministros médicos, como mascarillas, respiradores, kits de pruebas y, llegado el momento, una vacuna contra el coronavirus.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.