Economía

Chile, España y la Unión Europea: unidos mirando al futuro

  • El acuerdo de asociación con la UE y la conexion española, fortalezas chilenas
Imagen: Dreamstime.
Madrid

Chile ha comenzado a abrir sus fronteras a extranjeros no residentes. A medida que el resto de puestos fronterizos aéreos y terrestres retomen sus operaciones, el número de visitantes irá creciendo paulatinamente.

Solo entre lunes y martes a las 15 horas de la pasada semana, a través del aeropuerto internacional de Santiago -única entrada disponible- ingresaron 3.983 personas, de los cuales 921 eran forasteros, y lo hicieron en calidad de turistas. La recomendación a todos ellos es observar las normas locales -mascarillas, distanciamiento social, toque de queda y confinamiento ahí donde aún siga vigente.

En España varias son las consultas recibidas acerca de los requisitos solicitados. A unos les ha costado encontrar la tabla de la OMS para saber si su nación está incluida entre las de alto riesgo. Otros se preguntan: ¿por qué debo hacer una cuarentena si el PCR presentado da negativo?; en ese caso ¿no sería mejor desplazarse sin PCR y hacerse uno en la capital chilena? Todas estas cuestiones deberán ser resueltas por las autoridades locales en días venideros.

Lo importante es que ya es posible acceder. Chile es un actor relevante en el contexto de Latinoamérica como destino de negocios e inversiones. Estas cuestiones no son baladíes, hay que entenderlas no como una crítica, sino como una invitación a los responsables a considerarlas, reconociendo que la situación ha sido dura, tanto en origen como en destino.

El papel de España

La significación de España en algunas economías de la región es incuestionable. En el caso de Chile, el principal inversor extranjero sigue siendo la Unión Europea (UE) y, dentro de los países que la forman, España supera el 50% de las aportaciones. El stock de las inversiones materializadas por los españoles en Latinoamérica sobrepasa los 150.000 millones de euros.

A diferencia de otros actores, la presencia hispana es de las más diversificadas sectorialmente hablando: léase agricultura, acuicultura, agroindustria, servicios básicos, comunicaciones, energía, servicios financieros, proveedores de la minería e infraestructuras, etc. Esto supone muchos empleos y, como es lógico, tras cada inversión subsisten transferencias de tecnologías e innovación de última generación.

El 'stock' de las inversiones materializadas por los españoles en Latinoamérica sobrepasa los 150.000 millones de euros

Asimismo, debe reconocerse la labor que España ha desempeñado, desde los primeros años noventa, en la inclusión de Iberoamérica en la Agenda de la Unión Europea. El acuerdo de cooperación entre la UE y Chile, suscrito a inicios del 2000, fue posible gracias, entre otras razones, al buen hacer de los españoles, que insistieron en que se aprobara. Hubo miembros de la UE que sugerían que el país debía incorporarse al Mercosur para coger mayor tamaño como mercado. Si se les hubiese hecho caso, Chile aún estaría sin acuerdo.

América Latina estaba fuera del radar de la Comunidad Europea, situación que cambió bruscamente con la adhesión de España en 1986; digamos que, a contar de este momento, hubo un cambio en la mirada europea tanto en lo político como en lo económico. El primer logro de la incorporación española lo constituyó el acuerdo de asociación firmado con México. A renglón seguido vino el de Chile, considerado en ese momento como un pacto "moderno y ambicioso de cuantos conciertos bilaterales ha firmado la UE".

Chile y la UE lanzaron las negociaciones para modernizar el actual Acuerdo de Asociación Chile-UE el 16 de noviembre de 2017 en Bruselas (Bélgica). La primera ronda tuvo lugar del 15 al 19 de enero en Santiago, Chile. El Consejo Europeo publicó las directivas para la negociación del nuevo convenio el 22 de enero de 2018. El 6 de febrero de 2018, la Comisión Europea publicó 18 propuestas textuales iniciales, que establecen su posición en áreas específicas. La séptima, sobre el pilar comercial, se realizó de manera virtual y finalizó el 29 de mayo de 2020. La octava comenzó el 28 de setiembre de 2020, se prolongó durante dos semanas y en ella se trataron 23 materias diferentes de manera telemática. La novena está prevista para enero de 2021. Esta semana se encuentra en Europa el ministro de Exteriores chileno, Andrés Allamand, quien busca avanzar en la actualización de la alianza con la UE.

Chile y la UE lanzaron las negociaciones para modernizar el actual Acuerdo de Asociación Chile-UE en noviembre de 2017

Existen objetivos compartidos con la Europa de los 27, como es la lucha contra el cambio climático. A Chile se le encargó la organización de la Cumbre del Clima, la llamada COP25, en 2018; a un mes de su realización, en 2019, hubo de trasladarse a Madrid a consecuencia de los actos de violentista ocurridos en octubre de ese año. En agosto de 2020 fue aprobada por unanimidad la idea de legislar acerca del Proyecto de Ley Marco de Cambio Climático (PLMCC), que establece, entre otras materias, una meta de neutralidad en carbono para el año 2050.

El próximo 4 de diciembre de 2020 a las 12:30 de España -8:30 en Chile-, en Madrid, tendrá lugar el encuentro empresarial Chile: Las oportunidades empresariales en el proceso constituyente. Se celebrará de forma virtual desde la sede de CEOE y entre los participantes destacan el ministro chileno de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand; la secretaria de Estado de Comercio de España, Xiana Méndez, y la directora general de la Cámara de Comercio de España, Inmaculada Riera. El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, abrirá la jornada.

Este acto está dirigido a empresas españolas con intereses o presencia en Chile y a nuevas compañías que estén pensando en establecerse. El canciller chileno analizará las formas en que han encausado por la vía institucional los sucesos acaecidos en octubre de 2019, así como las características propias del proceso constituyente en desarrollo y las normas que otorgan a este certeza jurídica con respecto a los tratados internacionales.

También servirá para ahondar en las oportunidades que ofrece Chile a la colaboración con empresas españolas, como destino de inversión y acceso a terceros mercados.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin