Economía

Hagámonos cargo de nuestras acciones

Foto: Archivo

La relación entre economía y salud es fundamental, tal como señala el ministro Briones. Sobre todo, si queremos lograr el crecimiento de nuestro Producto Interno Bruto (PIB) en un 5% para el 2021, como pronostica la Cepal, y enfrentar acertadamente la economía pos pandemia, que se proyecta débil para Chile, según el Foro Económico Mundial.

Pero no nos confundamos. Es posible compatibilizar absolutamente la ecuación entre el bienestar de la salud y la posibilidad de trabajo. Porque como han dicho las autoridades de salud, el 73% de los brotes se origina en los hogares, o en reuniones sociales realizadas en viviendas, de ahí la justificación de realizar cuarentenas los fines de semana y mantener operaciones de lunes a viernes. La culpable no es la economía. Los protocolos de las empresas y lugares públicos se están cumpliendo. Lo he comprobado personalmente en las operaciones de industrias, en cadenas logísticas, hoteles y aeropuertos.

Sin embargo, hay un aspecto no menor que nos está jugando una mala pasada: como ciudadanos, en nuestra vida privada, ¿Estamos cumpliendo los protocolos? Tenemos que hacernos cargo con coherencia de nuestras acciones, porque estas repercuten directamente en las proyecciones país. Reconozcamos que existen responsabilidades compartidas. ¿Nos traiciona nuestro inconsciente?

Tengamos claro que -tal como señala Roger Scruton en su libro Usos del Pesimismo-, "es indispensable la libertad con disciplina y sacrificio", para salir adelante de esta crisis.

Por Francisco Ortúzar, socio de Orca Business Consulting

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.