Economía

Cómo no pagar de más a la hora de ordenar sus deudas

En plena pandemia casi medio millón de personas se encontraba con una deuda. Según cifras de la Comisión para el Mercado Financiero a junio de 2020 existían 441 mil deudores bancarios con deuda impaga de uno o más días, de los cuales un 25,8% presentaba mora de 90 días o más.

En este escenario, la posibilidad de realizar el primer y segundo retiro de los ahorros previsionales ha permitido que los hogares se pongan al día con sus compromisos financieros.

A la hora de ordenar la billetera existen tres opciones para hacerlo que no son del todo conocidas por las personas, lo que puede jugar en contra si la idea no es endeudarse más aún, comentó Felipe Obal, contador público y auditor de la Universidad de Santiago.

Una de ellas bastante popular es la repactación pese a que no parece ser la mejor alternativa, porque el deudor termina pagando en peores condiciones, repara el especialista.

"Las personas manejan poca información respecto de la repactación. Recurren por desconocimiento y miedo a empezar a recibir llamadas de cobranza y expropiación de sus bienes. Generalmente esta modalidad genera nuevas y peores condiciones de pago. Aumenta el capital adeudado y sube la tasa de interés como también se extienden los meses para cumplir con dicho pago", advierte el experto.

No hay intermediario como la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, el trámite lo hace directamente la persona morosa y se materializa en la suscripción de un nuevo pagaré, precisó.

Pero está una segunda alternativa que es la renegociación, que es un procedimiento gratuito, administrativo y dirigido a personas naturales, las que deben tener dos o más deudas vencidas por más de 90 días corridos y que sumen cerca de 80 UF, ya sea con una casa comercial o un banco.

"Para renegociar el requisito es no haber emitido boleta de honorarios de corrido en los últimos 24 meses, no ser contribuyente de primera categoría, tampoco tener alguna actividad económica con el Servicio de Impuestos Internos, y no haber sido notificado de una litigación forzosa", complementó.

La tercera opción es "el refinanciamiento más conocido como compra de cartera es cuando por ejemplo un banco me compra todas las deudas que tengo con diferentes entidades financieras. Se podrá rebajar el monto de la cuota mensual a pagar, a una sola tasa de interés, pero también se extenderán los plazos de pago y se aplicarán nuevos intereses", explica el académico.

Es para quienes están sobreendeudados y se recomienda para deudas con cinco años de antigüedad o más, agregó.

Por eso, "recomiendo renegociar por las garantías que tengo, porque hay un intermediario como es la superintendencia y porque es un trámite gratuito y administrativo".

Por último, a modo de consejo, el especialista aconseja "tener un estado de resultados, ingresos, gastos, y deudas para organizarse, para saber cuáles son mis obligaciones a pagar y cuándo termino de cumplir con mis obligaciones financieras de manera tal de volver a contraer otra".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin