Economía

Chile: inversión es igual a crecimiento y empleo

  • El país ha vacunado al 16,5% de su población y recibido 8,3 millones de dosis
Imagen: Dreamstime.
Madrid

Los vacunados siguen aumentando en Chile; el número supera los 3,2 millones, es decir, el 16,5% de la población. De estos, 1,8 millones son personas que tienen 65 años o más, representan al 57,9% del total: mujeres 58,8% y 41,2% hombres.

Más datos. El jueves pasado llegó la tercera entrega del laboratorio Sinovac con casi 2 millones de dosis de su vacuna, llamada CoronaVac, y el viernes fue el cuarto envío, de 2,1 millones, de la misma firma. En cifras absolutas este sería el décimo cargamento de vacunas recibido: en total suman 8,3 millones de dosis. El proceso de inoculaciones continúa conforme a lo previsto, en este mes de marzo la meta es concluir con 5 millones de inmunizados.

¿Es esto importante? Lo es y mucho. En primer lugar, los pasos dados por cada país en aras de proteger a sus ciudadanos van más allá de algo interno y privativo de cada uno: buscan transmitir a la comunidad internacional que su territorio es un lugar seguro para nacionales y visitantes, sea para hacer turismo, reunirse con familiares y amigos, o concretar negocios comerciales y materializar inversiones.

Leer que los asiáticos ya casi han superado la pandemia, que a Kenia ya están llegando fármacos, que la Unión Europea estudia implantar un pasaporte sanitario para salvar la campaña de verano, o que Estados Unidos y China están impulsando sus respectivas economías significa entre otras cosas que la actividad comienza a renacer. Probablemente la normalidad plena no se producirá hasta dentro de uno o dos años, cuando la humanidad toda haya podido medicarse -somos casi 8.000 millones-. Ahora debemos mirar hacia adelante y reinsertarnos poco a poco en nuestras respectivas rutinas.

Hace tres semanas conocimos el Índice Global de Oportunidades 2021 de Milken Institute, que evalúa a 145 países de siete regiones. El índice mide el atractivo de un país para los inversionistas extranjeros basado en rangos específicos. Estos elementos incluyen, por ejemplo, comprender si las entidades existentes promueven la actividad empresarial, la pujanza de sus marcos macroeconómicos, la fiabilidad de sus tribunales y el grado de transparencia en sus organismos.

"Chile recibió la clasificación más alta de la región, debido a su alto rendimiento en todas las categorías medidas, en particular, con respecto a lo amigables que son sus instituciones con los inversionistas extranjeros", señaló el instituto con sede en California.

Según este informe, Chile obtuvo el mejor desempeño de Latinoamérica en las cinco categorías que verifica el índice: percepción de negocios, fundamentos económicos, servicios financieros, marco institucional y normas y políticas internacionales. Ocupa el puesto 36 del ranking general. Le siguen Uruguay (puesto 48), Costa Rica (55), México (64) y Panamá (65).

Este año el Global Opportunity Index estuvo centrado en América Latina, un territorio maduro para invertir, en la que una afluencia de capital podría complementar el ahorro interno, ayudar a crear empleo y fomentar la innovación.

América Latina destaca por la calificación de su fuerza laboral y por la amplitud y profundidad de sus sistemas financieros

América Latina tiene un buen desempeño en comparación con otras economías emergentes y en desarrollo en dos áreas clave: 1) tener una fuerza laboral altamente calificada y diversa y 2) la amplitud y profundidad de los sistemas financieros, sostiene el informe. Sin embargo, reconoce también que la zona ha sido cada vez menos capaz de atraer inversiones la última década, en parte por la dificultad de empezar un negocio.

Chile adelantó tres posiciones en el escenario global respecto de la anterior medición. Así, queda muy próximo a Italia, China, Lituania y Tailandia. España aparece más adelante, en el puesto 24, y Portugal, en el 29.

Lidera la clasificación Suecia, como el país con más potencial para atraer inversión extranjera, seguido por el Reino Unido (2), Estados Unidos (3, un lugar más alto que el año pasado), Países Bajos (4) y Suiza (5). Las demarcaciones de altos ingresos han tenido un buen desempeño histórico en el índice de Melken Institute, lo que subraya su resiliencia habitual, la firmeza de sus centros económicos y la solidez de su Estado de derecho.

A partir de este año, el índice añadió siete variables que capturan el movimiento hacia la economía digital, incluido el porcentaje de hogares con acceso a internet. Estos nuevos vectores ofrecen una visión de cuáles territorios están más dispuestos a beneficiarse de la digitalización de la economía mundial, algo positivo para los futuros inversionistas.

Resumiendo, el índice de Milken Institute valora las fortalezas y desafíos de cada nación en función de lo favorables que son sus organizaciones y políticas a la entrada de capitales del exterior. Aunque una región pueda tener un buen desempeño promedio en una categoría específica, puede haber diferencias drásticas en su rendimiento dentro de la misma. En América Latina, esto es especialmente evidente al comparar cómo los Estados van ajustándose a las normas internacionales y cómo se integran dentro de la comunidad universal.

En opinión de uno de los autores del informe estar en la parte alta de la clasificación "indica un nivel de confianza en su capacidad para recuperarse en la pospandemia, convirtiéndolos en una apuesta potencialmente más segura para los inversores en un momento de incertidumbre global".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin