Economía

¿Cómo sacar partido a la rebaja en las tasas hipotecarias?

Foto: Reuters/Archivo

Cuando se trata de cuidar el bolsillo familiar, la decisión de endeudarse en una vivienda propia en momentos en que las tasas hipotecarias en Chile se encuentran en niveles muy competitivos, es hoy una gran oportunidad.

Y es que si bien el precio de casas y departamentos ha retomado las alzas en los últimos años, lo anterior se estaría compensando parcialmente con la rebaja de tasas hipotecarias, tal como apostaron en enero pasado seis bancos, según cifras de la industria.

Ello, señala Cristián Lecaros, CEO de Portalinversionista.com, en un contexto en que el mercado local estaría esperando que la normalización monetaria tomará más tiempo, en línea con la última decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de no subir por ahora sus tipos de interés.

Bajo este escenario, quien esté pensando en solicitar o refinanciar un crédito hipotecario debe hacerlo teniendo todas las cartas sobre la mesa. La ventaja es que hoy hay bastante más educación financiera, sobre todo, en el mercado de los bancos y de instituciones financieras.

Lo importante, afirma el ejecutivo, es que al momento de hacer el cálculo del crédito con el que me voy a comprometer, el diferencial de ahorro versus gastos totales de refinanciamiento dé positivo.

En términos simples, cuando las tasas bajan el dinero que me presta el banco es más barato, lo que por ende significa también que si tomé un crédito hipotecario a un 5% y esta tasa ahora baja a un 4% o a un 3,5%, ahora podría pagar un menor dividendo al mismo plazo que tenía ese crédito hipotecario.

¿Cómo sacar partido para un refinanciamiento? La recomendación es acercarse al ejecutivo de cuentas y solicitar una simulación de su propiedad. El banco debería entregar buenas alternativas en esta materia, sobre todo, considerando que en los últimos años la plusvalía de las casas ha ido en ascenso lo que consecuentemente mejoraría la relación de riesgo garantía para las instituciones financieras.

Pero si la decisión es comprarse una casa, lo ideal es que el dividendo sea lo más cercano al arriendo actual, dice Lecaros. Por ejemplo, si yo estoy pagando un arriendo de  400 mil peso y ahorro algo de capital, puedo encontrar una oferta donde el dividendo sea similar al monto que estoy pagando de arriendo. Así, estaría todos los meses pagando algo que eventualmente será mío y una plusvalía que se captaría totalmente a diferencia de un arriendo.

Y no hay que olvidar negociar los plazos. Si la idea es solicitar un crédito hipotecario siempre hay que estar pendiente de la tasa, pues 20 o 25 años es mucho tiempo pagando un dividendo, por ende, un cambio en el valor de la tasa será muy relevante en el ahorro total, dada la cantidad de años que se pagará ese crédito. Lo anterior será muy conveniente en un refinanciamiento, sobre todo, para aquellos que están en los primeros años del pago de su crédito al existir un mayor capital insoluto a la hora de refinanciar.

Aunque es difícil determinar hasta cuándo se prolongará la rebaja de tasas, pues esto viene a partir de la crisis de las hipotecas subprime de Estados Unidos de 2008, las tasas deberían mantenerse en niveles relativamente bajos. De todas maneras, siempre hay que estar pendiente de la tasa que uno va a cerrar y de tener al menos 3 cotizaciones, considerando el CAE más bajo para finalmente firmar un crédito hipotecario o Refinanciamiento del mismo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0