Economía

Presidente Piñera reforma equipo de ministros para revertir expectativas económicas

El presidente de Chile, Sebastián Piñera. Foto: EFE/Archivo

La caída de las expectativas económicas enmarca el cambio de Gabinete ejecutado por el presidente Sebastián Piñera, que puso en Economía al hasta ahora titular de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, para apuntalar el plan de infraestructuras con el que se espera revertir la situación.

Fontaine, que ya fue ministro de Economía en el primer Gobierno de Piñera (2010-2014), reemplaza a José Ramón Valente, que sale lastrado por unos datos que no auguran un buen 2019 para Chile en lo económico.

El PIB creció un 1,6% interanual el primer trimestre de este año, menos de lo esperado por los expertos y el mercado, que preveían un 1,8% de expansión.

La cifra fue la más baja para un trimestre desde el segundo de 2017, y las caídas en algunas áreas claves fueron determinantes para el resultado, como en Minería (-3,6%), Agricultura (-1,2%), Pesca (-3,1%) y Electricidad Gas y Agua (-0,6%).

Esperanzas

Pero Piñera no desiste de su intención de crecer este 2019 por encima del promedio mundial y liderar el crecimiento de América Latina, de "crear 150.000 nuevos empleos, de incrementar salarios, inversión y la productividad, y de fortalecer los equilibrios macroeconómicos", y eso pasa por los cambios que anunció, según dijo.

Gran parte de las esperanzas están puestas en el plan de inversión en infraestructura pública presentado la semana pasada y elaborado, entre otros, por Fontaine, que ahora asume la responsabilidad de hacerlo realidad.

De hecho, Fontaine se encuentra en estos momentos de gira por Europa en busca de inversiones.

En una entrevista con Efe en Alemania esta semana, el recién nombrado ministro de Economía consideró este plan como una necesidad "propia del desarrollo" del país para "consolidar la trayectoria de crecimiento" de la cadena productiva.

Para sustituir a Fontaine en Obras Públicas, Piñera designó a Alfredo Moreno, que era ministro de Desarrollo Social y Familia.

Tras el anuncio de los cambios, Moreno dijo a la prensa que "no hay mejor política de desarrollo social que el crecimiento del país" y que lo que está haciendo el presidente Piñera es poner "énfasis en poder lograr que el país avance a la mejor velocidad posible y que de esa manera haya beneficios para todos".

En el cargo de Moreno fue designado Sebastián Sichel, hasta ahora vicepresidente ejecutivo de la Corporación de Fomento (Corfo).

Áreas estratégicas

El presidente modificó también otras áreas estratégicas como Energía, en cuya cartera situó en cabeza a Juan Carlos Jobet, que fue subsecretario del Trabajo en el anterior Gobierno de Piñera, en reemplazo de Susana Jiménez.

Al frente del Ministerio de Salud nombró a Jaime Mañalich, que ya desempeñó el cargo en el primer Gobierno de Piñera, en reemplazo de Emilio Santelices.

Y finalmente cambió al canciller, Roberto Ampuero, cuyo lugar ahora será ocupado por Teodoro Ribera Neumann, que fue ministro de Justicia en el primer mandato de Piñera y que es profesor de derecho y ha sido también integrante del Tribunal Constitucional.

La gestión de Ampuero, considerado como una de las apuestas personales de Piñera para este Gobierno, ha acumulado muchas críticas desde que tomara posesión del cargo en marzo de 2018.

La decisión de Chile de no adherirse al Pacto Global para la Migración Segura, Ordenada y Regular de la ONU le generó una fuerte oposición, y por su perfil menos político -es escritor- ha sido acusado de llevar a cabo una gestión "improvisada" en la Cancillería.

"Ahora yo vuelvo a lo de siempre, que es lo mío, a la escritura y a la lectura", declaró Ampuero a la prensa tras el cambio de Gabinete.

Por su parte, el nuevo canciller dijo que en una situación de internacional como la actual, "donde hay una confrontación económica cada vez más creciente", Chile debe esperar que eso no le afecte más de lo que necesariamente tiene que afectar en materia económica", según recogió el digital chileno Emol.

El excanciller Heraldo Muñoz, que ejerció durante el segundo Gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018), dijo que los cambios anunciados por Piñera, salvo en el caso del Ministerio de Salud, no se producen en las áreas que presentan los problemas que más preocupan a los ciudadanos, como la seguridad o la educación.

No obstante, Muñoz subrayó la salida de Ampuero y expresó su deseo de que se recuperar "el rumbo perdido de una política exterior de Estado para promover y defender los intereses del país".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0