Economía

Jorge O'Ryan (ProChile): "Queremos exportar 30.000 millones de dólares de alimentos en 2030"

  • Las ventas totales al exterior sumaron 75.482 millones en 2018
  • El país cuenta con una cartera de proyectos de 20.000 millones
Imagen: Nacho Martín.
Madrid

En medio de las tensiones comerciales y la incertidumbre del eterno brexit, la economía chilena resiste admirablemente. Las previsiones apuntan a un crecimiento para este año de al menos un 3% -el FMI avanza una expansión del 3,4%-; un registro que contrasta con el 1,4 por ciento que el Fondo prevé para el conjunto de la región -incluido el Caribe-. Entre sus fortalezas, Chile cuenta la fortaleza de su consumo interno y la pujanza de la inversión.

No en vano, la llegada de inversión extranjera directa al país registró en 2018 un alza del 28 por ciento, totalizando 8.224 millones de dólares, un dato que venía a revertir las cifras negativas de los tres años precedentes. El intercambio comercial alcanzó asimismo su mayor valor desde 2013, y las exportaciones alcanzaron los 75.482 millones de dólares, el mejor guarismo desde 2014.

"Es la primera vez que el cobre y en general minerales fueron menos del 50% de las exportaciones"

Hablamos de ello con Jorge O'Ryan, director de ProChile desde hace algo más de un año, cuando Sebastián Piñera inició su segundo mandato como presidente de la República. De visita España, O'Ryan recalca la buena relación histórica entre ambos países -España es el tercer país que más ha invertido en Chile en el periodo 1974-2017, con un stock de unos 22.000 millones de dólares-. "Creemos que la relación con España se puede potenciar mucho más; este valor agregado a las exportaciones que estamos dando creemos que también puede desarrollarse fuertemente en España", apunta O'Ryan, cuya agenda española, además de contactos con empresarios e inversionistas, incluye reuniones con sus homólogos del ICEX, la patronal CEOE, Spain Startup, del South Summit, o la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri). Las industrias creativas también son un foco para ProChile, donde Madrid representa "una puerta de entrada para Europa".

Un año de récords

La buena tónica de las exportaciones se refleja en el hecho de que Chile lideró en 2018 las ventas al exterior de 29 categorías, ocho de ellas por primera vez. Es singularmente importante la reducción progresiva de la dependencia de la minería. "Creo que Chile está formando sin lugar a dudas un hub en temas de minería, somos muy fuertes obviamente en exportaciones de cobre, hierro, somos segundo productor de litio a nivel mundial -muy importante para la electromovilidad-. Pero es la primera vez que el cobre y en general minerales fueron menos del 50% de las exportaciones, lo cual es muy importante para nosotros".

En este sentido, destaca el sector de la alimentación, que el año pasado exportó 17.000 millones de dólares, situando a Chile en el lugar 21 del mundo. "El reto es en 2030 estar entre los 10 primeros. Llegar a 30.000 millones de dólares, ese es el reto, y creo que Chile tiene todas las condiciones para hacerlo: los productos de calidad, la inocuidad, la trazabilidad social, la contraestación respecto del hemisferio norte".

En este rubro, el vino es uno de los productos con más proyección internacional. El organismo promueve este rubro a través de la marca comercial Wines of Chile, con campañas diseñadas específicamente para cada mercado. "China también es un país que hoy día está muy fuerte, Estados Unidos bajó y la idea es recuperar. El promedio de consumo de vino en Chile es de 14,5 litros por persona, y en Brasil no llega a 1. Entonces la posibilidad de crecer en Brasil es altísima".

Agilizar trámites

Las infraestructuras también tienen un lugar importante en la estrategia de ProChile, en áreas como transporte ferroviario, carreteras, hospitales (donde hay una cartera de proyectos de 10.000 millones de dólares) y energía (con hincapié en las renovables no convencionales). El Gobierno de Sebastián Piñera creó el año pasado la Oficina de Gestión de Proyectos Sustentables (GPS) para agilizar el desarrollo de las grandes iniciativas, que suponen alrededor de 20.000 millones de dólares. O'Ryan apunta que "Chile tiene hoy día altos estándares de aprobación por la calidad y el respeto al medioambiente en todos estos proyectos, sobre todo en lo que hace a inversiones greenfield. En este sentido, lo que se hace a través de esta ventanilla es acompañar al inversionista en el desarrollo de estos proyectos, pero para la eliminación rápida de los temas burocráticos. Y si un proyecto greenfield puede durarte dos años, con todos los permisos habidos y por haber, la idea es sacarlo en no más de seis meses".

"Si un proyecto greenfield puede durarte dos años la idea con la Oficina GPS es sacarlo en no más de seis meses"

Estos esfuerzos conectan asimismo con iniciativas recientes de la Administración Piñera orientadas a la digitalización, como "Cero Filas", que persigue la eliminación de trámites innecesarios y la digitalización del 100% restante para 2023, y "Cero Papel", que estipula que las comunicaciones oficiales de los servicios públicos de la Administración del Estado deberán ser 100% digitales antes del fin de este año.

Diversidad de mercados

La apertura comercial de Chile es sin duda uno de los factores claves de su buen desempeño actual, en un escenario dominado por la guerra comercial entre EEUU y China. Ambos mercados concentran alrededor del 50 por ciento de las exportaciones chilenas. "La política del Gobierno del presidente Piñera ha sido que cuando las aguas están más tormentosas hay que irse un poquito más hacia donde las aguas están más calmas, más hacia la playa, y unirse o desarrollar proyectos y visiones comunes con socios comerciales que piensen como uno". O'Ryan destaca en ese planteamiento foros como la OCDE, de la que Chile es parte, la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Unión Europea, el APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico), de cuya reunión anual Chile será sede en 2019, y la Alianza del Pacífico.

"Estamos viendo cómo podemos acercar la Alianza del Pacífico y Mercosur"

"Chile es un gran defensor de la apertura comercial... Incluso, por la relación que tiene hoy día con Argentina y con Brasil, que son miembros del Mercosur, le han pedido expresamente a Chile que tenga iniciativa para tender puentes entre la Alianza del Pacífico y Mercosur. Y obviamente nosotros, que estamos en el día a día, también estamos viendo cómo podemos acercar estos dos bloques". Y es que Chile ha firmado recientemente tratados de libre comercio con ambos países.

"En Japón, de los 3.000 productos que están afectados por el TPP-11 nosotros tendríamos ventaja con 1.000"

La apertura a Asia quedó reforzada por el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, o TPP-11), firmado precisamente en Chile en marzo de 2018. Este tratado, que engloba a Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, es el sucesor del TPP, suscrito en 2016 y orillado desde que EEUU decidiera abandonarlo en febrero de 2017. "Nos interesa muchísimo, porque es un mercado de 500 millones de habitantes. Hoy día Canadá ha triplicado su exportación de productos a Japón, por ejemplo. Nosotros, a Japón, de los 3.000 productos aproximadamente que están afectados por el TPP-11 a Japón tendríamos ventaja con 1.000 productos, con Vietnam también, con cerca de 900 productos". Hoy, el CPTPP está en discusión en el Senado de Chile, "pero no ha estado exento, como digo, de alguna polémica. Desgraciadamente más que nada por temas de política interna, que no tienen que ver con política exterior, que es una política y una visión de Estado", recalca Jorge O'Ryan. 

Por lo demás, el país está apostando fuerte a mercados alternativos como la India, donde aspiran a desarrollar las exportaciones en forma similar a como hicieron con China a partir de 2010. "Para nosotros también el Medio Oriente es muy importante, sobre todo Dubái, puerta de entrada en Emiratos, a todo lo que es el MENA -Medio Oriente y norte de África-; es un mercado de 400 millones de habitantes; yo estuve recientemente en Dubái, que importa más o menos 100.000 millones de dólares en alimento".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.