Empresas

Cyber Monday: ventas podrían crecer un 50% respecto de 2018

Hoy, todos los despachos pueden monitorearse en línea.

El punto del despacho denominado "última milla" es tan relevante porque, dependiendo de su funcionamiento, el cliente se gana o se pierde. El rubro de la logística incorpora nuevas herramientas para cumplir con la principal demanda de los clientes: generar una entrega casi inmediata.

Los días 7, 8 y 9 de octubre estará abierta la temporada de ofertas con el Cyber Monday en Chile, fecha que, como todos los años, revoluciona al e-commerce nacional, gracias a la generación de importantes ofertas por parte de las principales empresas del retail.

Este escenario es sinónimo inmediato de inversión en las grandes compañías, gasto que se encuentra planificado con antelación. "La inversión siempre va en aumento para los eventos Cyber, dado que después de cada evento el piso del mercado sube. Esto quiere decir que, el evento suma hacia el futuro un porcentaje a la base antes instalada y el mercado no vuelve a los valores iniciales", señala Matías Quiroga, gerente Comercial de APL Logistics.

Pese a que este 2019 la economía chilena se ha visto retraída y no baraja los mismos números que en 2018, lo cierto es que, de todas formas, el mercado espera que las ventas del Cyber Monday crezcan un 50% respecto al año pasado. "Tipo de eventos como éste siempre generan ganancias, aunque claramente no estamos bajo el mismo escenario económico que en 2018; igualmente, se espera que las ventas aumenten en un 200% a 300% respecto a un día normal, ya que los eventos Cyber obtienen el crecimiento mayor en el Year Over Year (YOY)", aclara el ejecutivo.

Tiempos y desafíos de entrega

Uno de los principales retos que surge con el Cyber Monday recae en la temida "última milla"; es decir, cumplir con los tiempos de entrega. Para Carol Carpenter, docente de la Escuela de Administración del Instituto Profesional IACC, "este punto es tan relevante porque el cliente se gana o se pierde dependiendo de cómo funcione".

El proceso de este tramo –de determinados kilómetros- "constituye una oportunidad para crear una experiencia de compra increíble al cliente y así, esperar que éste vuelva a adquirir un producto de manera satisfactoria", afirma la académica, quien enfatiza en que para conseguirlo, "las empresas deben ser innovadoras y estratégicas con el fin de monitorear qué sucede en esa última milla, en tiempo real, y así, cumplir con una óptima entrega".

Para lo anterior, Carpenter indica que los cuatro aspectos claves a considerar son:

Trazabilidad: Seguimiento al pedido en todo momento y registro de incidencias.

Cliente es el foco: El reto es conseguir un trato personalizado y fidelizarlo.

Uso de tecnología: Herramientas que permitan el balanceo de despachos en vehículos disponibles, optimización de rutas y reportabilidad.

Planificación de rutas: Diseña previo del reparto, considerando los puntos críticos (tales como tráfico y calles cortadas) y optimizar los puntos de reparto.

En ese sentido, el gerente Comercial de APL Logistics comenta que la primera dificultad es que casi siempre el proceso se lleva a cabo en zonas urbanas, con los consiguientes problemas de movilidad: tráfico, atascos, calles peatonales, escasez de sitios de descarga y cascos antiguos de difícil acceso. Para combatirlo, "la logística ha desarrollado herramientas para mejorar los tiempos de entrega".

Ejemplo de ello es el "Shipmax e-Commerce" el cual funciona en alianza con la startup chilena Boosmap, entre otras, y fue desarrollado por APLL. Con esta alianza, se logra tener una flota que cuenta con más de 12 mil conductores para distribuir productos que le son asignados para una misma ruta. De este modo, la cadena logística responde de manera eficiente y rápida.

El servicio funciona de la siguiente forma: el cliente compra en el sitio web de la marca, luego se prepara y consolida la carga para que, posteriormente, ambas entidades generen sistémicamente la ruta más idónea. APLL prepara la carga según las necesidades del cliente y distribuye de acuerdo con los conductores asignados. Éstos realizan los despachos, generando avisos al cliente con los distintos cambios de estado del envío, hasta que se entrega el pedido. "Todo puede ser monitoreado en línea con indicadores de gestión en tiempo real, facilitando el proceso de la última milla", concluye Quiroga.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin