Empresas

Sacyr modernizará ruta en Chile con una inversión de 579 millones de dólares

Valparaíso uno del os principales puertos de Chile. Foto: Archivo

Sacyr Concesiones se ha hecho con la concesión en Chile para la mejora de la Ruta 66 Camino de La Fruta, proyecto que requerirá una inversión de 575 millones de dólares y que incluye la modernización del acceso hacia los dos puertos más importantes del país: Valparaíso y San Antonio.

La obra, de 142 kilómetros de extensión, beneficiará a los habitantes de las comunas de Malloa, San Vicente de Tagua Tagua, Peumo, Las Cabras, San Pedro, Santo Domingo y San Antonio, por donde cruza el trazado, y contribuirá a generar un tránsito fluido para camiones que se desplazan al Puerto de San Antonio.

Para esto, el trazado considera intersecciones desniveladas, mejora de estructuras y pavimentos existentes, terceras pistas en tramos específicos, obras de saneamiento, señalización y seguridad vial, iluminación, pasarelas, paraderos, ciclovías, plazas de peaje troncales, entre otras, ha informado Sacyr en un comunicado.

Según la misma fuente, con este proyecto, Sacyr Concesiones ya cuenta con 10 activos concesionales en el país: cinco autopistas en explotación, que suman 701 kilómetros; el Hospital de Antofagasta; los aeropuertos de El Tepual y de Arica; y en desarrollo la autopista Los Vilos-La Serena y en la capital, Américo Vespucio Oriente (AVO I).

Sacyr Concesiones cuenta con presencia en diez países de Europa y América Latina, gestiona una inversión valorada en 13.400 millones de euros y su cartera de ingresos futuros alcanza ya los 30.345 millones de euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.