Empresas

Desvinculaciones masivas tras la crisis social: Cómo contener a nuestros equipos

Unas 300 mil personas perderán su empleo debido a la crisis social en Chile.

Son muchas pymes y grandes empresas las que deberán desvincular a trabajadores, generando dentro de su negocio un clima laboral inestable, que debe volver a su ciclo normal para poder producir. Se estima, que la cesantía llegará a los dos dígitos a fines de 2019, lo que implica la pérdida de 300 mil empleos. Cómo enfrentarlo, lo explican los expertos.

Quedan pocas semanas para que termine el año y las noticias en términos de empleo no son buenas. Tras la crisis social y económica que vive el país, el anuncio del ministro del Trabajo, Ignacio Briones, sobre la posible pérdida de 300 mil empleos para lo que resta de 2019, puso la alerta entre los trabajadores y a las empresas que deberán enfrentar estas desvinculaciones masivas.

Junto con aquellos que pierden el empleo, el desafío está en reencantar y entregar tranquilidad a aquellos que se quedan y que estarán permanentemente en un ambiente de temor, pensando que pueden ser el próximo, además del impacto de despedir a personas con las que convivían a diario. Elementos que puede afectar a la productividad y sin duda al clima de una empresa.

"Es importante tener algunas reuniones de contención, a nivel organizacional, para saber cómo están viviendo los trabajadores la situación. Saber lo que ocurre con cada caso, y si la crisis social les está afectando más o menos a ellos. Averiguar si hay personas que se ven más afectadas por la falta de locomoción, tienen problemas para llegar al trabajo. Luego de ese acercamiento, mirar de una forma más positiva la situación y ver qué oportunidades nos da esta nueva situación país", explica Rodrigo Correa, gerente de Mandomedio Consulting (www.mandomedio.com).

El experto recomienda algún tipo de intervención de crisis dentro de las compañías, realizando así un trabajo con cada uno de los miembros del equipo, para así encausar esta nueva etapa de manera positiva.

"Reunirse a hablar de lo sucedido, abrirse al tema para después seguir trabajando. Escuchar, generar un plan de contingencia, realizar actividades catárticas, o que tienen que ver con buscar un poco más de integración o tranquilidad y no taparse los ojos ante lo que está sucediendo. Pero sí internamente decir, oye hay que seguir trabajando, y desde cada punto o cada organización colaborar para que esto pase", agrega.

Dichas intervenciones de crisis, cuentan con una estructura que se puede ir adaptando según las necesidades de los trabajadores y de la empresa, destacando en ellas algunos puntos para comenzar los lineamientos de esta activación:

- Reflexión inicial: ¿Cómo he vivido lo que está ocurriendo en el país?

- ¿Cómo me siento? Dinámica que trabaja, mediante el uso de imágenes el sentir actual y visión de futuro con relación a la crisis.

- Técnicas concretas de manejo emocional y del estrés: ejercicios de respiración y movimiento.

- Nuestras emociones: Escritura libre asociada al estado post relajación que permite observar el cambio interno emocional del participante.

- Trabajo reflexivo individual de manera escrita: Responder preguntas relacionadas a los estados más intensos vividos en el periodo de crisis y comprensión de redes de apoyo de cada participante.

- Speech: Cómo canalizar las emociones negativas y potenciar las positivas, aumentando el bienestar, logrando un mayor conocimiento interpersonal.

- Diálogo grupal: Cada grupo trabajará en base a una pregunta relacionada a la situación actual vivida dentro de la empresa, la cual deberá ser dialogada con ciertas reglas acordadas para posteriormente ser presentada en plenario.

- Mirada apreciativa: Dinámica grupal que refuerza la necesidad de empatía en un equipo, desde la apreciación en el ámbito personal y laboral.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0