Empresas

Grupo fósforos responde a la sequía con tecnología y monitoreo en sus campos

Compañía Agrícola y Forestal El Álamo planta más de 66 mil árboles al año.

Las plantaciones de casi cuatro mil hectáreas en la región del Maule satisfacen la demanda continua y sustentable de materia prima certificada y de alta calidad, velando por el uso eficiente y responsable del agua.

Ante la gravedad de la sequía que afecta al país, el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, inició conversaciones con los grandes consumidores de agua, como son municipalidades y empresas, para pedirles que reduzcan su consumo en al menos un 10%. Y es que, entre las regiones de Atacama y Maule, las precipitaciones acumuladas a noviembre presentan déficits de entre 97% y 66%, con un promedio de 75%.

El agua caída este año en esta zona es menos de la mitad que las precipitaciones del año 2018. "El año 2019 es el año con menores precipitaciones en la historia desde que se tiene registro. Esto en los últimos meses se ha agudizado", afirmó el ministro Moreno.

Para la Compañía Agrícola y Forestal El Álamo del grupo Fósforos, el desarrollo sustentable de sus actividades forestales y la protección del medio ambiente son ejes de su quehacer, por lo que la tecnología y las buenas prácticas han sido prioritarias. "Desde siempre y más ahora en el contexto de crisis climática global, nos hemos preocupado de usar en forma racional y sustentable los recursos hídricos en las 3.200 hectáreas que manejamos en la VII región, mediante la tecnificación de riegos y la protección de canales, entre otras acciones proactivas", explica Diego Romero, VP de la empresa agrícola y forestal.

La filial del grupo Fósforos es la mayor productora de madera de álamo del país, con una plantación anual superior a 66 mil 720 árboles. La empresa también administra unas 600 hectáreas de vides, arándanos, manzanas y cerezos en la comuna de Retiro, por lo que el monitoreo de variables es pan de cada día. "De esta manera, podemos optimizar la producción y tomar las decisiones correctivas que sean necesarias para el uso eficiente del agua", añade Romero.

Los sistemas de control de riego permiten hacer oportunamente los arreglos de roturas en matrices, detectar fallas en los filtros y válvulas y, consecuentemente, genera ahorros de hasta un 30% de agua. "Sabemos que las variables climáticas no se pueden controlar, pero si minimizar incorporando tecnología", señala el VP de Compañía Agrícola y Forestal El Álamo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin