Empresas

Impuesto a la renta: ¿Cómo prepararse adecuadamente?

Abraham Lazo, gerente general de Lofwork.

El impuesto a la renta es un tributo que se aplica a los ingresos de las empresas y personas. Si una empresa tiene utilidades, en efecto, debiese pagar impuesto y en algunos casos también sus socios.

En un mundo ideal las empresas solo debieran preocuparse de maximizar sus utilidades, disminuir sus costos o gastos y generar más rentabilidad. El tema es que mientras mayor es la utilidad, mayor es el impuesto a pagar, por la empresa y tal vez, sus socios.

Entonces ¿cómo me preparo para el ejercicio de impuesto a la renta con foco en disminuir el pago o aumentar los beneficios?

"Si lo hago bien, podría disminuir el pago de impuesto, ya sea porque se han considerado todos los gastos y costos asociados a la actividad de la empresa o porque se han aprovechado los beneficios tributarios asociados al régimen elegido para el negocio", explica el gerente general de Lofwork, Abraham Lazo.

Atención a estos cuatro consejos para anticiparte al ejercicio de impuesto a la renta ¡Que no te pille la máquina!

1. Considera todos los gastos de la empresa: Una cosa son las facturas de compra (afecta o exenta) que puede recibir la empresa, pero también están las boletas de honorarios que se le emitan. Además, hay varios documentos que no siempre están en línea y pueden ser considerados dentro del gasto asociado a la actividad de la empresa. Por ejemplo, ¿cuántas veces has tenido que gastar en taxi para llegar a una reunión? Ese es un gasto asociado a la actividad de la empresa, por lo que debe considerarse.

El problema es que muchos de esos gastos son boletas que recibimos a diario y se pierden en el limbo. Por eso, es importante ser ordenado y guardar todos esos documentos. Mejor aún si los registras en una planilla Excel para que tu contador registre ese gasto en el balance.

2. Aprende sobre el pago del PPM: El pago provisional mensual (PPM), es el pago de una provisión para los impuestos anuales que se deban considerar. Si debes pagar 100 de impuesto y el PPM del año que pagaste es 90, solo debes pagar los 10 restantes, ya que el PPM funciona como una caja a favor de dicho impuesto.

Si tu empresa tiene como resultado del ejercicio una pérdida, aunque sea de $1, te devolverán todo el PPM que hayas pagado el año de ejercicio.

"Por ello, debemos ver el PPM como una cuenta de ahorro que nos permitirá pagar un monto menor si la empresa tiene utilidades, o cuyos montos serán devueltos si tienes pérdidas", explica Lazo.

La estrategia de pago de PPM puedes conversarla contador, teniendo claro el objetivo financiero que hayan trazado en conjunto.

3. Haz una revisión trimestral del balance: Si estás pagando por un servicio, la idea es aprovecharlo al máximo. Por ello, es bueno que le pidas a tu contador que al menos de forma trimestral te entregue un balance para conocer el resultado parcial del ejercicio. Así podrán trabajar en conjunto para definir de qué manera optimizar el gasto por concepto de impuesto a la renta.

4. Elige correctamente el régimen tributario de tu empresa: este punto puede ser más extenso, por lo que vamos a profundizarlo más adelante. Aunque, podemos adelantarte que nosotros, en Lofwork, hemos logrado que las empresas obtengan una devolución de impuestos o una reducción del pago de ese ítem.

En síntesis, siempre es bueno anticiparse a algunos pagos que si están bien planificados te quitan un enorme peso de encima. Por ello, recuerda que la planificación financiera y tributaria con tu equipo contable es clave.

Si quieres saber un poco más, tienes dudas, o quieres revisar tus impuestos mensuales puedes acercarte a Av. Libertador Bernardo O ' Higgins 1302, oficina 70, Santiago; o a la sucursal de Providencia, ubicada en Av. Providencia 1208, oficina 207.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0