Empresas

Servicio online de gestión inmobiliaria se posiciona como el "tinder" del corretaje de propiedades

Jorge Torrico, gestor inmobiliario y socio de la startup.

El método destaca por ser de trato directo, sin comisión y brindar asistencia personalizada.

La Cámara Chilena de la Construcción (CChC) presentó medidas para vivienda e infraestructura como parte de un plan de emergencia 2020-2022. Esto, con el fin de mitigar las bajas ventas habitacionales que contemplan un stock de 130 mil propiedades las que, para agotarse requerirán 30 meses, a diferencia del 2019 (antes del estallido social de octubre), donde el plazo era de 18 meses. A su vez, un informe realizado por el centro de estudios de Yapo.cl (YapoData), reveló que varias comunas del Gran Santiago registraron una baja en el precio promedio de sus propiedades durante el primer trimestre.

Lo anterior es parte de los impactos y de la crisis sanitaria en el sector inmobiliario, el que por estos días busca formas de reinventarse y mantenerse activo. Así, se han empezado a usar medios tecnológicos remotos para suplir las actividades presenciales como salas de venta, gestión de visitas a pilotos y tour virtuales, entre otros.

En el sector usados (corretaje), hay un nuevo servicio online de gestioìn inmobiliaria, llamado Mi Llave, que usa algoritmos con que hace "match" entre compradores y vendedores, tanto en venta como en arriendo de propiedades. Millave.cl es una plataforma inteligente que ofrece un servicio inmobiliario integral para compraventa y arriendo de casas y departamentos en todo Chile, cuya principal virtud es que no cobra comisión, solo una tarifa plana, fomenta el trato directo de dueños con prospectos, y presta atención tanto online como personalizada.

"Trabajamos en función de una tarifa plana que se cobra sólo una vez y únicamente al dueño; asimismo y dado el complejo escenario que vivimos, entregamos la posibilidad de publicar propiedades por un plan básico de $14.990, accediendo a tecnología de última generación para generar el match entre vendedores y compradores; una especie de tinder inmobiliario. Nuestro precio de servicio es muy bajo, incomparable con las millonarias comisiones, dado que al trabajar con plataformas digitales podemos manejar cientos de datos en foma simultánea", explica Jorge Torrico, gestor inmobiliario y socio de la startup.

Este servicio de gestión inmobiliaria presta asistencia de un agente online o presencial. "Otro de nuestros atributos tiene que ver con la transparencia, ya que permite que comprador y vendedor se contacten directo sin intermediarios; es decir, ellos podrán gestionar sus visitas y cierre del negocio", destaca Torrico.

Asimismo, la plataforma inteligente garantiza la visibilidad simultánea en 19 portales del rubro, publica en todas las RR.SS. con tecnologías de remarketing y, al contar con el algoritmo MATCHING, busca propiedades usando motores de búsqueda avanzados que usan Inteligencia Artificial (IA)y Big Data para llegar lo más próximo a lo que el cliente busca. Gracias a esto, "la persona no pierde tiempo en revisar cientos de propiedades que coincidan con su búsqueda; se las envia directo a su mail. Si no está la propiedad en una primera etapa se activará una alerta y cuando esté disponible alguna en el mercado, se le avisará de inmediato por mail o WhatsApp", precisa el ejecutivo.

Esta startup es una adaptación de un modelo europeo como gestión inmobiliaria 2.0 que está reemplazando al corretaje tradicional. "Analizamos cómo este rubro podría renovarse gracias a nuevas tecnologías y traer a Chile un método disruptivo que conjugara perfectamente el conocimiento del rubro inmobiliario con el soporte informático de algoritmos, Inteligencia Artificial (IA) y Big Data", cierra el gestor inmobiliario.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.