Empresas

Razones para invertir en Chile hoy

Se espera que este año se atenúe la reducción de las ventas al exterior de Chile. Foto: Luis Davilla

España se encuentra entre los tres destinos en donde las exportaciones chilenas han tenido un alza en el primer semestre de 2015. Ello en un entorno en el que los envíos locales se han visto afectados principalmente en valor a raíz de la depreciación que padece el peso chileno frente al dólar, algo que ha influido claramente en las ventas dirigidas al resto de mercados con los que las empresas nacionales mantienen intercambios más intensos. Hace unas semanas contábamos que el país del mundo donde más habían crecido las remesas españolas en este mismo período había sido Chile -un 26%-.

América Latina en general, y singularmente Chile, cuenta en este momento con muchas oportunidades para invertir o importar. La fortaleza del euro y el dólar hacen posible adquirir firmas, bienes o servicios a precios muy competitivos; tiene sentido estudiar el sector de interés y hacerse con un espacio en la región.

Faltará todavía algún tiempo antes de que comencemos a vislumbrar los caminos que surgirán como consecuencia de las medidas que se adopten para traer estabilidad a la economía global. Sobresalen las decisiones que se tomarán en Estados Unidos -subida de tasas de interés-, China y algunos emergentes para enfrentar la situación de desaceleración en la que se encuentran. Si se mueve con prontitud es probable conseguir establecerse y prepararse desde ya para cuando vengan ciclos mejores. 

Mientras los mercados que tiran de la economía no terminen de ajustar sus modelos económicos, seguiremos viviendo oscilaciones bruscas en los mercados de divisas; habrá diversidad de políticas económicas aplicadas por los diferentes Gobiernos dirigidos a estimular la actividad y el desarrollo de sus países; materias primas en horas bajas y políticas comerciales agresivas para intentar colocar las mercancías allí donde se necesiten.

Las ofertas europeas dirigidas a segmentos medios y altos de la población de Chile y la región seguirán contando con un cupo. Quizás los llamados bienes blandos o de consumo estarán mejor situados que los bienes de capital, ya que estos últimos su repunte suele estar asociado al crecimiento de la inversión. 

Las ventas chilenas al exterior sumaron 33.947 millones de dólares en estos primeros seis meses del año, un 12% menos que en el mismo periodo de 2014. Las expectativas son que al cierre del año el decrecimiento se reduzca y quede entre un 6,5% y un 7%. El récord de exportaciones que se observa en España es una excepción a lo que viene aconteciendo en estos últimos años a nivel mundial, en los que el comercio ha venido sufriendo retrocesos a medida que los destinos más importantes decrecían o entraban en recesión.

A simple vista pareciera deducirse que las sociedades exportadoras chilenas deberían verse beneficiadas por contar con una moneda más débil, por ahora eso no se ve reflejado en las cifras, lo cual puede tener relación con la atonía generalizada que se percibe en los destinos a donde estas se dirigen. algunos, o casi todos, también han sufrido una caída de sus tipos de cambio frente a las más fuertes.

Mucho más que cobre

Chile mantiene fortalezas en varios sectores, no solo el minero, y dentro de este el portfolio de minerales no solo existe el cobre. Entre los metálicos destacan, además, molibdeno, oro, plata, plomo, cinc, hierro y manganeso. Los no metálicos: salitre sódico y potásico, yodo, carbonato de litio, borato de sodio, cloruros de sodio y potasio, sulfato de sodio. En materiales para construcción y cerámica: carbonato de calcio, yeso, arcilla, cal, materiales para producir cemento, etc. Materias primas: azufre, talco, caolín, silicatos, etc. 

Otro sector que da cada día mayor relevancia internacional a Chile es el alimentario, y, como es sabido, nos acercaremos dentro de nada a los 9.000 millones de habitantes en el planeta. Es probable que sea uno de los que mejor desempeño puede tener en el corto plazo aunque aún las cifras no lo expresan. Igualmente, gran relevancia tienen el pesquero y el acuícola. El forestal es muy fuerte. Cada vez vemos más una mayor participación de las tecnologías que son transversales a todo, de la astronomía, de la logística, los tres cuentan con elementos novedosos que ofrecer. A nivel regional y local continúan siendo relevantes las infraestructuras, las energías, entre ellas las renovables. Lo relacionado con el agua y el medioambiente son materias muy relevantes. El turismo en su más amplio sentido -hoy se dispone mayor tiempo para el ocio-.

Si a todo lo anterior se le suma la solidez económica chilena, una nación transparente, infraestructuras modernas, bien comunicada y seguro jurídicamente, continúa siendo un socio relevante para hacer negocios e invertir.

Tomás Pablo Roa es presidente ejecutivo de Wolf y Pablo Consultores, S. L.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0