elEconomista.es
Chile
Últimas noticias
3.792,19
-0,24%
676,0000
+0,36%
47,77
+7,28%
6.249,00
0,00%

Chile: infraestructuras abren oportunidades a multinacionales, empresas auxiliares y proveedoras

Tomás Pablo R. - 6:53 - 25/06/2018
0 comentarios
    iStock

    Hace pocos días la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) daba a conocer la Infraestructura crítica para el desarrollo (ICD) que requerirá Chile para el período 2018-2027, estimada en 174.505 millones de dólares a materializar en la década.

    Tres son los ejes estratégicos en torno a los cuales se agrupan 13 sectores con sus respectivas exigencias de inversiones. Así, tenemos (I) infraestructura basal, que involucra recursos hídricos, energía y telecomunicaciones; (II) infraestructura de apoyo logístico, que envuelve a vialidad urbana e interurbana, aeropuertos, puertos, ferrocarriles y logística, y (III) infraestructura de uso social, la cual implica espacios públicos, hospitales, cárceles y educación.

    El área de viabilidad urbana representa las mayores necesidades de inversión, 60.776 millones, equivalente a un 35% del total.

    La importancia de concretar este desembolso es aún mayor si se atiende a las valoraciones realizadas, que anticipan para 2025 una duplicación del parque automotriz de Santiago. Lamentablemente, en el bienio último lo avanzado fue mínimo -2.283 millones-, en relación con el global previsto entonces.

    Las ciudades marcan la pauta

    Se identifica como prioritario el ordenamiento urbano: la trascendencia "creciente de las ciudades ha transformado este ítem en protagonista de la calidad de vida de los próximos 30 años. La "urbanización" es una tendencia de alta probabilidad e impacto. Su consecuencia positiva es que las ciudades se transforman en motores de actividad que articulan viajes y dinamizan la actividad económica".

    A continuación le siguen las telecomunicaciones: hablamos de 24.838 millones. El principal desafío está en mejorar el acceso a banda ancha y ampliar la red troncal de fibra óptica, que aún están bajo del promedio de la OCDE.

    Luego, viabilidad interurbana, con 20.343 millones, y recursos hídricos, con 18.254 millones. En esta área se prevén obras tales como disponibilidad de agua y protección contra inundaciones y aluviones.

    En energía se calculan 8.959 millones, para reforzar la distribución y asegurar el abastecimiento regular, respetando las normas de seguridad y por encima de todo eficaz.

    En cuanto a los puertos, la cifra es de 5.242 millones, las urgencias se concentran en poner en marcha el Puerto de Gran Escala de San Antonio, especialmente atendiendo a que los plazos en este tipo de proyecto son más extensos.

    En ferrocarriles, lo supuesto alcanza los 4.893 millones: se intentará desarrollar el transporte de cargas y proyectos para el transporte de pasajeros a través de conexiones interurbanas y que se requiere también el desarrollo de una estrategia nacional.

    Los aeropuertos deberán invertir 1.659 millones; en el país más largo del mundo son una demanda irrenunciable, el compromiso está dirigido a preparar una superficie adicional por sobre los 100.000 metros cuadrados repartidos entre distintos terminales aéreos.

    Existe un apartado dedicado a la prevención y mitigación de desastres naturales. El Banco Mundial estima un gasto de 2.400 millones, destinados a disminuir el número de personas afectadas y al mismo tiempo aliviar las condiciones para retomar cuanto antes la normalidad en la vida de los afectados.

    Finalmente, en el área social, salud experimentó el mayor crecimiento, un 18,3%. Sobresale el plan para aumentar el número de camas. Chile cuenta con 2,2 camas por cada mil habitantes, mientras el promedio OCDE es de 4,9.

    En educación, se desembolsarían 15.693 millones, se apunta a que hacen falta 9 millones de metros cuadrados, sobre todo en aulas y espacios complementarios, léase bibliotecas, gimnasio, etc.

    En espacios públicos, se reduce la adquisición de 859 millones a 640 millones para el nuevo decenio, dirigido a zonas verdes especialmente.

    Un tercio del monto general será exclusivamente con cargo al Estado, otro vendría del sector privado, y el faltante correspondería a una colaboración público-privada. Para esto es perentorio estimular el actual sistema de concesiones adecuándolo al momento presente si fuera necesario, junto con crear nuevas regulaciones invitando e incentivando a las empresas a interesarse por participar.

    Tomás Pablo Roa es presidente ejecutivo de Wolf y Pablo Consultores, S. L.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Comentarios 0

    Flash de noticias Chile

    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Las tres mayores <b>frustraciones</b> de los candidatos durante un proceso de selección
    Enel podría invertir hasta 2.250 millones de euros en compra de <b>grupo de fibra</b>