Empresas

Cómo la ingeniería ayuda a desarrollar construcciones clínicas de primer nivel

No sólo la construcción es clave, sino que también el equipamiento de alta complejidad.

Contemplar la consideración de normativas generales, además las reglas del Seremi de Salud, quién establece los criterios sanitarios para la operación del edificio, son indispensables en la primera etapa de trabajo.

Cuando hablamos de un proyecto ingenieril, las construcciones clínicas son sin duda unas de las más complejas, las que deben privilegiar zonas aisladas, tanto al interior como al exterior del recinto.

Fernando Barrales Gerente de Salud de DRS Ingeniería y Gestión de Proyectos asegura que existen aspectos importantes y fundamentales en las instalaciones médicas. "Uno de ellos es la climatización, donde se tiene que considerar filtros especiales y extracciones adecuadas que permitan al especialista una tranquilidad en zonas complicadas como pabellones".

Y añade: "El otro punto relevante en estos procedimientos es la instalación eléctrica, ya que hay que contemplar los respaldos necesarios para seguir funcionando ante eventuales catástrofes o cortes de energía".

Sin embargo, no sólo la construcción es clave, sino que también el equipamiento de alta complejidad que conlleva. Para los expertos, esta es una de las etapas más delicadas, donde las interpretaciones del desarrollo de la ingeniería requieren experiencia, especialización, flexibilidad, y un aporte sistemático para coordinar el mundo de la medicina con el de la ingeniería.

"En los últimos años, la elección del equipamiento médico se encuentra a la vanguardia de la tecnología, lo que condiciona las especificaciones técnicas que se desarrollan, como obras civiles, electricidad, climatización, gases clínicos y proyectos sanitarios", apunta el ejecutivo de DRS.

Para estas construcciones, se tiene que dar una selecta selección en los proyectistas que se resumen en equipos competentes en las empresas constructoras, quienes deben asegurar el control de entrega a tiempo en las inmediaciones y obras para que el cuerpo médico pueda entregar un servicio de calidad.

En este aspecto, Barrales resalta un punto fundamental: "Con el transcurso de los años, los arquitectos e ingenieros chilenos se han especializado en proyectos clínicos, logrando una eficiencia importante y estableciendo un diseño apropiado".

A lo anterior, se suma que a las instalaciones les corresponde contar con el amparo normativo, tanto de certificaciones, como de reglamentos internos, y así también los impuestos por el MINSAL, ya que al ser recintos de salud requieren de un máximo cuidado. Es justamente en esta línea donde el manejo de residuos peligrosos, banco de sangre, desechos y restos de residuos orgánicos son aspectos claves a considerar.

"La tranquilidad y el confort que se le debe otorgar al paciente es esencial. Se tiene que sentir seguro, que está en un complejo clínico que cuenta con la mejor infraestructura y que le permitirá una pronta recuperación", cierran desde DRS.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin