Empresas

Trabajadores de Chuquimata paralizan emblemático yacimiento de Codelco

La futura Chuquicamata subterránea. Foto: Reuters/Archivo

Los trabajadores de los tres mayores sindicatos de la mina Chuquicamata de la estatal chilena Codelco, mayor productora mundial de cobre, iniciaron hay, viernes, una huelga tras el fracaso de la negociación para un nuevo contrato colectivo.

Luego de expirar el plazo formal de diálogo y de una intermediación estatal, los más de 3.200 socios de los gremios 1, 2 y 3 dejaron sus labores desde el primer turno en el centenario yacimiento, que está en medio de una multimillonaria transformación de rajo abierto a subterráneo.

Caravana

Con banderas negras y de Chile, además de pancartas alusivas a la huelga, grupos de trabajadores realizaron una caravana desde la ciudad de Calama al yacimiento para marcar el inicio de la manifestación.

Los gremios dijeron que la huelga inició a las 5.00 hora local (0900 GMT) en el área industrial, para luego sumarse personal en Calama y en las porteñas Antofagasta y Mejillones. No fue posible de inmediato determinar la magnitud del impacto en las operaciones de la mina por la huelga.

Los agremiados rechazaron el miércoles una oferta final con beneficios por unos 20.000 dólares por trabajador, ya que consideraron que no cubría demandas clave en áreas como salud, retiros e igualdad, algo que lamentó la empresa.

"La oferta hecha por Codelco es seria, responsable y realista. Hemos trabajado para llegar a acuerdos de mutuo beneficio para la empresa y los trabajadores, tras el objetivo común de mejorar la competitividad de Chuquicamata", dijo en su declaración tras anunciarse la huelga.

Amedrentamiento

Los trabajadores denunciaron el aumento de la presencia de contingentes de la policía en la Calama y en torno a las operaciones de la minera.

Codelco, que entrega todas sus ganancias al Estado chileno, tiene previsto inaugurar oficialmente el proyecto "Chuqui subterránea", de 5.000 millones de dólares, el 3 de julio.

"Chuqui" tendrá una fuerte presión para mantener sus niveles de extracción propia en los próximos años, mientras lucha por mejorar la productividad en medio de su transformación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.