Empresas

Consejos relevantes para enfrentar el despido y la recolocación laboral de altos cargos

Infografía en base a información dre Guía Salarial de Robert Half

Cambios, reestructuraciones y fusiones son parte de los movimientos empresariales que pueden derivar en recortes de personal y reducciones de cargos, incluso a nivel directivo y gerencial.

Enfrentar estos procesos cuando los cambios implican el despido es un desafío difícil, aunque puede transformarse en una oportunidad. En el caso de ejecutivos o gerentes que pierden sus puestos de trabajo, surgirá un cúmulo de preguntas: ¿qué tipo de cargo me corresponde tomar ahora? ¿A qué tipo de empresa quiero postular? ¿Quiero continuar siendo un empleado o prefiero independizarme?

Carrera

Entre tantas interrogantes, hay también espacio para la libertad y replantearse el desarrollo de carrera, además de hacer valer en el mercado laboral la experiencia en posiciones de liderazgo y habilidades técnicas de cierta industria. Es por eso que es un excelente momento para empezar a hacer networking y tener una mirada más global de cuál será el próximo paso.

Karina Pérez, directora de Robert Half en Chile, señala que "muchas veces, los ejecutivos más experimentados, pueden pensar que volver a reubicarse en un trabajo después de determinada edad puede ser imposible, cuando no necesariamente es así. Las empresas y los headhunters ven con buenos ojos a estos profesionales que gozan de una amplia trayectoria y han sabido desempeñarse en cargos directivos y gerenciales. Se valoran muchísimo los años de experiencia y el conocimiento en profundidad de un sector, sobre todo en mercados más pequeños como son la minería o la banca".

Otro recurso, cada vez más común, utilizado tanto por los candidatos como por las empresas son los programas de outplacement, los que más que buscar nuevas oportunidades de trabajo, asesoran a las personas durante su transición laboral para que puedan tomar decisiones informadas y conscientes de cómo continuar desarrollándose profesionalmente.

Al respecto, Andrés Jara, director de Programas y Calidad de la empresa de Outplacement Lukkap Chile, explica que: "Hoy, las personas están más abiertas a otras maneras de reinserción en el mercado laboral. Muchos ejecutivos toman la decisión de emprender e independizarse, mientras que otros optan por cambiarse de industria; cuando están trabajando no tienen espacio para estas reflexiones. Finalmente, valoran el bienestar emocional y aspiran a mejores condiciones de trabajo".

Si bien muchas personas pueden sentirse inseguras con este último camino, porque creen que demuestra poca constancia o inexperiencia, Pérez aclara que "hay un cambio en las compañías, quienes están cada vez más abiertas a los cambios porque entienden el valor y la riqueza del aprendizaje, creatividad y experiencia que pueden llegar de otros sectores".

Según Jara ven que, en promedio, un profesional es contratado en un plazo de entre cuatro y cuatro meses y medio. En ese tiempo, aprende las herramientas de autoconocimiento y de cómo enfrentarse a nuevos procesos de selección.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.