Empresas

Sindicato de Tripulantes Pesqueros de la región del Biobío contesta a críticas de Fetrapes

Hugo Roa. Presidente del Sindicato de Tripulantes del Biobío.

El presidente del Sindicato de Tripulantes de la región del Biobío respondió a las críticas del timonel de Fetrapres, Juan Montenegro, sobre la industria pesquera chilena. Hugo Roa defendió los puestos de trabajo que ofrece su sector.

Hace unos días se publicó una carta de Juan Montenegro, quien dice presidir una organización sindical de trabajadores de la pesca industrial. En este contexto, el presidente del Sindicato de Tripulantes de la región del Biobío, Hugo Roa, comentó que hay algunos elementos que esta persona omite.

"Primero, el señor Montenegro es el único dirigente sindical de Chile que trabaja incansablemente por acabar con las empresas y los puestos de trabajo donde se desempeñan los asociados que dice representar", afirmó Roa.

Todos los días en el Congreso, ante el Gobierno, en los medios de comunicación y -donde sea posible- Montenegro aboga porque se acabe la pesca industrial que es donde, se supone, laboran los trabajadores, comenta el presidente del Sindicato de Tripulantes del Biobío.

¿Existe algún dirigente sindical en Chile que tenga como propósito dejar sin trabajo a sus representados? Por años, Montenegro ha buscado destruir a la pesca industrial proponiendo dejar sin permisos de pesca a las empresas donde él mismo trabaja o entregar todas las cuotas de pesca asignadas a nuestro sector al mundo artesanal o a empresas extranjeras, dejando sin sustento a sus propios compañeros de labores, dice Roa.

De ahí que el dirigente se pregunte: ¿para quién trabaja realmente? ¿Quién lo financia? ¿Empresas transnacionales que proponen incansablemente licitaciones de las cuotas pesqueras chilenas?

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.