Mercados

Precio del cobre rompe la barrera de los 4 dólares la libra por primera vez en casi diez años

Foto: Reuters/Archivo

El precio del cobre confirmó su racha alcista y cerró con un alza, en la Bolsa de Metales de Londres (LME), de 2,96% y volvió, tras nueve años y cinco meses, a cerrar por sobre los cuatro dólares la libra.

Así, el commodity se cotizó en 4,11295 dólares la libra, que se compara con los 3,99456 dólares la libra del viernes. Este es el valor más alto del metal rojo desde el 1 de septiembre de 2011, cuando se cotizó en 4,12815 dólares la libra.

Con ello, el promedio del mes se ubicó en 3,74140 dólares la libra y el anual en 3,67138 dólares la libra.

En las últimas 14 sesiones, el metal rojo acumula un avance de 59,51 centavos de dólar, es decir, un 16,92%.

Según Bloomberg, la inédita escalada del cobre podría reforzar la especulación sobre un nuevo súper ciclo de productos básicos y, al mismo tiempo, generar preocupaciones por el aumento de las presiones de precios a medida que la economía mundial se recupera de la pandemia.

Goldman Sachs reforzó la semana pasada su postura alcista para el cobre, al decir que el regreso de China del receso de una semana había provocado otro aumento en los precios.

"El mercado enfrenta este año el mayor déficit en una década, con un alto riesgo de escasez en los próximos meses", acotó el banco.

Ya hay signos de una estrechez emergente en la Bolsa de Metales de Londres, ya que los contrato spot se cotizan con una prima respecto de los futuros. Este patrón fue una característica del mercado durante un auge récord en la demanda china el año pasado, y sugiere que la demanda spot está superando una vez más la oferta a medida que los inventarios de las bolsas se agotan.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.