Politica

Chile: restablecer el Estado de derecho a escala nacional es lo esencial

  • Lo acontecido en estos días no responde a protestas legítimas

¿Es Chile un Estado democrático? ¿Tienen sentido alguno los hechos virulentos, vandálicos y destructivos acaecidos en Chile a contar del 18 de octubre a la fecha? ¿Es normal la cobertura mediática mundial otorgada a estos sucesos que, según se dice, responden a cuestiones sociales como las que suele haber en cualquier país a lo largo del año?

No obstante que el concepto democracia aparece alrededor del año 500 a. C., los estudiosos sitúan los fundamentos principales sobre los cuales se asienta el desenvolvimiento político llegado hasta nuestros días en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos en 1776 y en la de las naciones Hispanoamericanas. 

En el caso de Chile, sus primeros reglamentos constitucionales datan de 1811, 1812 y 1814, y su primera Constitución provisoria es de 1818. El periodo transcurrido desde entonces -hablamos de algo más de 200 años- es uno de los que menos interrupciones democráticas han padecido. Lo curioso de esta de esta cuestión es que le ha permitido ser mirado como un lugar de asilo contra la opresión sufrida por terceros en cualquier lugar del globo.

Reconociendo que la democracia más longeva de cuantas existen es la estadounidense, la de Chile debe estar en el grupo de las más veteranas. El respeto al Estado de derecho existente se considera primordial para la convivencia pacífica de todos cuantos habitan en su suelo desde los inicios de la república. Mantener el orden público junto al buen funcionamiento de sus instituciones es algo prioritario; lo ha sido desde siempre: no hacerlo trae caos, desórdenes e inseguridad.

Lo acontecido en estos días no responde a protestas legítimas para reclamar mejoras sociales. Cuando las hay -por lo general se dan bastante a menudo-, la autoridad correspondiente del momento suele reunirse con los afectados y buscan soluciones a sus demandas. Casi siempre las peticiones son acogidas parcial o totalmente y los afectados retoman su vida cotidiana.

A lo que Chile se ha enfrentado estos días va mucho más allá de solicitudes genuinas de necesidad

A lo que Chile se ha enfrentado estos días va mucho más allá de solicitudes genuinas de necesidad. Estamos ante actos destructivos con consecuencia de muerte de personas inocentes. No solo han tomado parte delincuentes, sino, además, individuos perfectamente organizados que buscan causar el mayor daño posible, muy alejado de cualquier demanda de naturaleza sindical o beneficencia.

Chile no habría renunciado a organizar el foro APEC o la COP25, dos eventos de resonancia global, muy favorables a sus intereses de abrir espacios a los negocios y la inversión en una de las zonas adyacentes, como lo es el Asia-Pacífico, de no existir elementos en fase de investigación que, por ahora, aconsejen evitar correr riesgos innecesarios a quienes asistirían y a los residentes locales.

España ya ha sido confirmada por Naciones Unidas como el destino de la próxima COP25; tendrá lugar en Madrid en la primera quincena de diciembre. Las autoridades chilenas colaborarán para que sea todo un éxito.

Por ahora lo más trascendente es fortalecer el Estado de derecho, rasgo que distingue a Chile dentro y fuera de sus fronteras. El imperio de la ley debe cumplirse de modo irrestricto, defender el sistema democrático dado es imprescindible tanto para retomar la convivencia segura y tranquila, analizar lo ocurrido y evitar que vuelva a suceder, como para continuar con las actividades que permitan seguir avanzando hacia cotas más altas de desarrollo.

Avalado por los datos

Existen varios índices internacionales, que a continuación mencionamos, elaborados por organizaciones de prestigio internacional que valoran la calidad de los "sistemas democráticos" de más de un centenar de países que recomendamos conocer. Podrán observar que Chile cuenta con uno de los más aventajados.

Comenzamos por el de Libertad en el mundo, de Freedom House. Este informe destacan nuestra calidad democrática. En su clasificación de 2019, Chile obtuvo 94 puntos sobre 100, colocándose en el puesto número 20 entre los 195 países evaluados. De estos, 86 (44%) fueron clasificados como libres; 59 (30%) como parcialmente libres, y 50 (26%) como no libres.

Continuamos con el Índice de democracia anual 2019, del instituto Variedades de Democracia (también conocido como V-Dem Institute), dependiente de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), que sitúa a Chile en el lugar 21 del mundo, por delante de varios Estados desarrollados, analizan a 179 países.

Seguimos con el Democracy Index, de Economist Intelligence Unit (EIU): Chile aparece en el sitio 23 de 165 países, con un 7,97 sobre 10. Se debe mejorar en "participación política". La nota media de América Latina y el Caribe es 6,24. 

Por último en la última edición del Rule of Law Index, elaborado por el World Justice Project, Chile ocupa el número 27 gracias al fortalecimiento de las instituciones democráticas. De los 113 países analizados, solo mejoraron 29.

Como resumen, Chile figura en el primero en la posición 20 entre 195 en el planeta. Luego en el 21 de 179 analizados. A continuación 23 de 165 y finalmente 27 de 113 escrutados. Esto no es una novedad para los chilenos, simplemente confirma que la democracia y el Estado de derecho han sido esenciales en la construcción del país.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0