Politica

Diputados evaluaron el impacto económico de la crisis social chilena

La crisis podría significar más de 176 mil despidos por necesidades de la empresa.

En el debate, en el cual también participó el ministro de Economía, se relevó la situación de las pymes y el alto desempleo derivado de la violencia y los saqueos asociados a la crisis social.

Analizar con el Ejecutivo los aspectos vinculados al impacto económico de la crisis social que vive nuestro país desde el 18 de octubre y las medidas que se adoptarán para darle solución fue el objeto de la sesión especial realizada en la Sala de la Cámara de Diputados.

En representación de los 58 legisladores solicitantes del encuentro intervinieron los diputados Sebastián Álvarez (Evópoli) y Andrés Longton (RN). El primero resaltó la importancia de esta convocatoria para visualizar la situación de las que llamó "víctimas colaterales" del estallido social. "Es un grupo significativo de chilenos que tienen un fin: emprender, construir y hacer de sus sueños una realidad, generar empleo y contribuir al desarrollo de nuestro país", remarcó.

Sostuvo que muchos de estos emprendedores han sido violentados y humillados y, en algunos casos, han visto destruido sus respectivos proyectos. Recordó los efectos directos del movimiento social en la actividad económica, como son la disminución de las ventas y ser objeto de amenazas, ello en un contexto en que deben continuar pagando arriendo, sueldos, cuentas e impuestos, para mantener el negocio.

Llamó a defender al 95% de las empresas de nuestro país que son pymes, "luchadores sociales sin capucha que producen empleo y pagan impuesto" y se mantienen en una suerte de incertidumbre, particularmente porque los saqueos y la violencia aun no terminan. "Es necesario devolver la dignidad a las familias, que necesitan apoyo legal y económico", apeló al Ejecutivo.

Andrés Longton señaló que la presente crisis requiere de soluciones, por medio de reformas estructurales y no cosméticas. Asimismo, criticó que los emprendimientos de miles de chilenos fueron objeto del actuar de delincuentes y vándalos "que no quieren paz, que no quieren cambios y que solo buscan hacer daño y generar caos para desestabilizar a todo un país".

"Cuando se queman o saquean locales comerciales no pierden los que más tienen, pierden los trabajadores que en base a ese sueldo mantienen a toda una familia", recalcó, llamando a proteger a esas personas que con sacrificio salieron de la pobreza y que hoy viven constantemente con el temor de volver a ella.

Recordó que la crisis traerá como efecto más de 176 mil despidos por necesidades de la empresa, lo que equivale a un aumento del 145% respecto del año anterior. Asimismo, destacó el importante impacto en las ventas y en el turismo. En este plano, junto con valorar propuestas legales ya en trámite y anunciadas, solicitó al Ejecutivo que trabaje en forma mancomunada con las pymes medidas y proyectos que las beneficien.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.