Politica

Tren bioceánico por Bolivia necesita a Brasil, pero Bolsonaro privilegia a Chile

Trenes que transportan soja, cerca del puerto de Paranagua en la ciudad de Curitiba, en el sureste de Brasil. Foto: Reuters/Rodolfo Buhrer/Archivo

El Gobierno peruano afirmó que el proyecto para construir un tren bioceánico que atraviese Bolivia está actualmente en el congelador debido a la falta de interés de Brasil, cuya participación es clave en la iniciativa.

El ministro de Transporte y Comunicaciones, Edmer Trujillo, sostuvo en un encuentro con la prensa extranjera que el gobierno de Jair Bolsonaro está más interesado en su relación con el gobierno chileno de Sebastián Piñera que con Bolivia y Perú.

Los presidentes de Perú y Bolivia se comprometieron en junio del 2019 a elaborar un estudio de factibilidad para construir un tren desde Brasil, un corredor que uniría la costa del Pacífico con la del Atlántico y así impulsar el comercio con el mundo.

Lado chileno

"El señor Bolsonaro ya no apuesta tanto por el lado boliviano y peruano; apuesta por el lado chileno. Entonces el proyecto queda en este momento en stand by para ver cómo es que se logran componer las situaciones políticas", dijo Trujillo en referencia al proyecto de tren bioceánico.

El Gobierno de Lima había dicho antes que el plan ferroviario podría costar unos 7.500 millones de dólares en territorio peruano y el financiamiento podría llegar de China, el principal mercado para las exportaciones sudamericanas.

Desinterés

Trujillo manifestó que en diversas reuniones entre los tres países involucrados en el plan ferroviario "no había en el gobierno brasileño ese interés" por el tren, en medio además de los recientes problemas políticos en Bolivia.

"Los estudios en territorio peruano demuestran que necesitamos tener necesariamente carga brasileña para hacer viable; sino el proyecto no es viable", afirmó Trujillo. "Eso significa entonces incorporar al gobierno brasileño", acotó.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.