Politica

Retiro del 10% de fondo de pensiones profundiza crisis gubernamental en Chile

Foto: Efe/Archivo

Tres diputados de la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI) renunciaron al partido, uno de los que conforma la coalición gobernante Chile Vamos, al ser acusados de lesionar "gravemente" el proyecto político de su grupo por apoyar la reforma que pretende permitir una retirada parcial anticipada de los fondos de pensiones.

Se trata de los diputados Álvaro Carter, Sandra Amar y Virginia Troncoso, tres de los cinco legisladores de la UDI que votaron a favor de la reforma constitucional impulsada por la oposición que propone que los ciudadanos puedan retirar el 10% de sus fondos previsionales para hace frente a las complicaciones económicas que está causado la pandemia de coronavirus.

Este proyecto, al que es contrario el Gobierno, está generando una crisis en la coalición gobernante ya que la iniciativa, que requería 93 votos favorables en la Cámara de Diputados, acabó contando con 95 votos a favor, de los que 13 procedieron del oficialismo: los cinco de la UDI, más siete de otro de los partidos que dan soporte al Ejecutivo, Renovación Nacional, y uno independiente.

Carter, Amar y Troncoso renunciaron después de que ellos tres, junto a los otros dos diputados de la UDI que apoyaron esta reforma, Álvarez Salamanca y Cristhian Moreira, fueran acusados por la Comisión Política del partido de "traicionar" los principios del grupo.

"Se han automarginado del ideario y del estilo de nuestro partido, situación que amerita el urgente pronunciamiento y decisión del Tribunal Supremo (del partido) y la aplicación de las máximas sanciones", según el Comisión Política de la UDI.

Ante esta situación y antes de que el Tribunal Supremo de la UDI se pronuncie, Carter, Amar y Troncoso decidieron anunciar su renuncia al partido. Falta saber si los otros dos diputados acusados harán lo mismo.

"Los firmantes no hemos cometido ninguna falta a los principios de la UDI, ni hemos cometido delito alguno. Solo hemos votado en conciencia. Nos duele que se nos trate como indeseables", expresaron Carter, Amar y Troncoso en un mensaje conjunto.

"Por respeto a la dignidad de nuestras familias y a quienes votaron por nosotros, con sentido dolor y a fin de no alargar un proceso injusto, renunciamos a la UDI", continuaron.

La crisis del bloque

A esta ruptura en el seno de la UDI se suma que al menos diez diputados de Renovación Nacional (RN) han renunciado a la bancada tras la postura tomada por algunos de sus compañeros de apoyar la reforma.

Además, la Fiscalía inició diligencias para investigar las denuncias presentadas contra el diputado de RN Diego Schalper por presuntamente haber ofrecido cargos de Gobierno y beneficios a otros parlamentarios para que votaran en contra del proyecto.

El asunto está suponiendo un auténtico dolor de cabeza para el Gobierno que preside Sebastián Piñera, que no ha logrado convencer al de los parlamentarios que le apoyan de votar en contra de este proyecto de reforma, ni con las negociaciones llevadas a cabo personalmente por algunos ministros ni con el nuevo plan de ayudas a la clase media que presentó el martes pasado.

Tras su aprobación en Diputados, la iniciativa se encuentra ya en el Senado, donde necesitará la aprobación de las tres quintas partes de la Cámara para prosperar.

Sobre esta instancia, el diputado oficialista de la UDI Iván Moreira ya adelantó que apoyará el proyecto de reforma, al que ya se han sumado otros tres senadores, dando los votos necesarios para que la iniciativa avance y sea aprobada.

El retiro

El modelo de pensiones de Chile se basa en el ahorro individual obligatorio, mediante el cual cada trabajador aporta un 10% mensual de su sueldo bruto a un fondo de pensiones personal del que puede disponer cuando se jubila y que es gestionado por las denominadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Con esta reforma se pretende establecer un mecanismo transitorio de retirada parcial anticipada de parte los fondos previsionales ante la crisis económica provocada por la pandemia de la covid-19, de tal manera que por única vez los afiliados al sistema de pensiones que lo deseen puedan retirar hasta el 10% de sus fondos acumulados en las AFP.

Desde la oposición, esta iniciativa es vista como la mejor manera de ofrecer una ayuda inmediata a las personas durante la pandemia y también como el inicio de un futuro cambio estructural de todo el sistema de pensiones.

El gobierno, por contra, considera que este proyecto impide que se acometa una reforma estructural del sistema de pensiones y que además favorece principalmente a personas de mayores recursos y no a quienes más lo necesitan en estos momentos de pandemia

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin